Esperando a Bárcenas

Cuando todavía no se han apagado los rescoldos del batacazo electoral del PP en las elecciones catalanas del 14-F, y mientras aún colea el anuncio del cierre de la sede nacional del PP de Génova 13, en la alta dirección nacional del PP ya se están pertrechando de cascos y parapetos para afrontar en los próximos días las declaraciones de Luis Bárcenas en la Audiencia Nacional a propósito de la ‘doble contabilidad del PP’ y la ‘Operación Kitchen’.

Aunque antes el ex tesorero del PP le ha enviado, días atrás, un recadito a Esperanza Aguirre de la que dice que el mismo en persona le entregó en presencia de Álvaro Lapuerta y Francisco Granados un sobre con 60.000 euros de parte de un constructor que había resultado agraciado, por la Comunidad de Madrid, con una obra pública a cambio de su ‘donación’.

Naturalmente, Aguirre se ha enfadado con Bárcenas , al que anuncia una querella por falso testimonio y le exige que presente pruebas. Que es lo mismo que van a exigir los altos cargos del PP a los que Bárcenas piensa implicar en la doble contabilidad y en la operación Kitchen.

Convencidos como están muchos de los ‘presuntos implicados’ en esto de la corrupción del PP de que el ex tesorero no tiene pruebas sino solo y sobre todo su testimonio. Lo que no será suficiente para el juez porque, entre otras cosas y dada su trayectoria delictiva, Bárcenas carece de credibilidad.

Pero a la espera de la confesión oficial de Bárcenas en la sede judicial está claro que hay nervios en la anterior cúpula del PP. Mientras en la actual el presidente Pablo Casado acaba de ordenar un silencio oficial y evitar todo comentario de su equipo directivo y portavoces sobre las declaraciones y las noticias que vayan apareciendo en la Audiencia Nacional.

Donde de nuevo está a punto de izarse el telón del espectáculo nacional de la inagotable corrupción del PP, que acabará obligando a Casado a abrir un nuevo proceso de refundación, con o sin Arrimadas y Cs, y mirando de reojo los avances electorales de Vox como el reciente en territorio catalán.

Pero la pregunta del millón sigue siendo la misma ¿tiene o no tiene pruebas Bárcenas que impliquen, por ejemplo, a Rajoy, Aznar y Cospedal tal y como ha insinuado en fechas recientes ante los medios de comunicación? Esa y no otra es la cuestión, porque indicios en los asuntos que se juzgan parece que los hay pero eso carece de eficacia judicial.

De manera que atentos al nuevo espectáculo que de un momento a otro se va a estrenar. Y que anuncia comparecencias estelares de importantes ex dirigentes y ex gobernantes del PP en la Audiencia. A título de testigos, lo que no significa que los convocados acaben como imputados, aunque si estarán obligados a decir ante el juez la verdad.