Esperando a Nadal

Un poco de deporte, por favor. Ayer regresó la Champion y el PSG de un magistral Mbappe (y de Neymar que no jugó por lesión) arrasó al Barça 1-4 en el primer partido de la eliminatoria, lo que deja al Barcelona de Messi muy tocado para el partido de vuelta.

Pero ahora este país, que tan necesitado está de buenas noticias, tiene por delante en el próximo fin de semana el Open de Australia de tenis. Y es ahí donde la buena noticia puede llegar a España si este fin de semana Rafael Nadal se alza con la victoria en el primer Gran Slam del año.

En él está en juego algo muy importante para Nadal: el liderazgo absoluto del tenis mundial de todos los tiempos, porque Federar tiene 20 grandes títulos, Nadal otros 20 y Djokovic 17.

De manera que si Nadal vence en Australia adelantará a Federer y marcará con Djokovic una ventaja de cuatro grandes premios. Y aunque los años no pasan en balde para todos ellos (Federer, 39 años, Nadal 34 y Djokovic 33) está claro que el suizo no está para muchos trotes, aunque puede que aún le quede un cartucho este año en el torneo inglés sobre hierba de Wimbledon.

Como a Nadal también le puede quedar en Paris el increíble décimo cuarto triunfo francés en tierra batida a mediados de año y en la emblemática pista central de Roland Garros.

Pero antes tenemos en juego el Open de Australia y Nadal y Djokovic ambos en la recta final y en pista dura -un terreno propicio para el serbio- aunque Nadal ha estado jugando muy bien en el torneo. A Rafa le espera hoy en los cuartos de final el correoso tenista griego Tsitsipas, mientras Djokovic ya ha llegado a las semifinales tras derrotar a Zverez.

Lo que anuncia que si, en las eliminatorias que aún quedan, los dos grandes tenistas superan los obstáculos que aún les faltan Rafa y Nole se verán las caras por enésima vez el próximo domingo en la final de Australia a la que no pudo asistir Federar.

Una final complicada, ahora sin público por la pandemia, y a la que Nadal y Djokovic han llegado ‘tocados’ por lesiones. El español en la espalda y el serbio en el costado derecho. Aunque vistos sus últimos encuentros parece que los ahora dos primeros tenistas del mundo estarán en condiciones de ofrecer un gran espectáculo de alcance mundial. Y a ser posible con una, en ese caso histórica, victoria de Nadal.