¿Gambito de Illa en Cataluña?

En todas las películas de intriga y suspense siempre hay un muerto. Y en esta de la formación del nuevo gobierno catalán el muerto podría ser el ex ministro de Sanidad, Salvador Illa, si Sánchez ofrece a Junqueras en bandeja de plata la cabeza y la renuncia a presidir la Generalitat del nuevo líder del PSC a cambio de que se forme el tripartito de izquierdas entre ERC, PSC y ECP.

De esa manera Junqueras mataría dos pájaros de un tiro: conseguiría el regreso de ERC a la presidencia de la Generalitat después de 41 años, y dejaría aislado y marginado al ‘cobarde’ de Puigdemont. El que se dio a la fuga a las pocas horas de proclamar la independencia en el otoño de 2017, dejando a la gran mayoría de sus compañeros de gobierno golpista a los pies de los caballos de la Justicia y camino de la prisión.

Lo del cinturón sanitario al PSC que firmaron ERC, JxC y la CUP eso es del ya lejano tiempo de la campaña electoral. Como cuando Sánchez decía en las elecciones del 10-N de 2019 que nunca pactaría con Iglesias, Otegui y Puigdemont. Y al día siguiente del 10-N Sánchez abrazó a Iglesias y cambió de opinión.

Pues lo mismo, si te vi no me acuerdo, con tal de formar el tripartito de la izquierda catalana entre ERC, PSC y ECP, con 74 escaños, y además con Mesa de Diálogo, indultos, consulta a futuro, vacunas y fondos de la UE.

Y de esa manera Sánchez habría ampliado su influencia y poder dentro del territorio catalán, e Iglesias metería a Podemos en otro gobierno. De ahí que el ‘gambito de Illa’, que Sánchez podría ofrecer en el Gobierno catalán no es en absoluto descartable sino más bien una posibilidad.

Además Illa estaría mejor de vicepresidente que de jefe de la oposición. E Iglesias reforzaría con ello su permanencia en el gobierno nacional. Y por fin se firmaría un gobierno de la izquierda catalana, otro tripartito como aquellos de Montilla y Maragall.

Eso sí los alaridos de Puigdemont en Waterloo se iban a oír hasta en Japón. Pero el odio que le tiene Junqueras a Puigdemont es mucho mayor que el que le tiene a España, y además y aunque disimula está deseando salir de la cárcel lo antes posible. Y luego está la necesidad de muchos fondos UE en Cataluña para salir de la crisis y todo eso será más fácil si ERC pacta con el PSC y además Sánchez les ofrece la presidencia.

Pero ahora estamos en la fase de los cortejos y los requiebros y aún no se ha abierto el baile de los pactos en profundidad. Pero todo llegará y en ese caso atención al ‘gambito de Illa’ porque esa es una posibilidad.