Vacunas: y a nosotros ¿cuándo nos toca?

En esto de las vacunas se está colando mucha gente y a los ciudadanos de a pie nos están tomando el pelo. Porque entre que no hay vacunas y que la lista de recomendados y prioritarios cada vez es más grande al final solo se van a poner a salvo unos miles de privilegiados.

Y el grueso de la población a esperar un larguísimo turno si es que el virus no nos lanza de pronto y de inesperada manera una mortífera cornada.

Pero ¿por qué los militares, los bomberos, y las fuerzas de seguridad tienen que vacunarse antes que el conjunto de los ciudadanos? Está bien que los sanitarios y las personas mayores tengan la prioridad, pero a partir de ahí es el turno de los ciudadanos en general y de nadie más.

Además ¿dónde están las vacunas, cuáles son, y con qué criterio se aplicará cada una de ellas? El Gobierno no lo sabe y va improvisando a medida que van surgiendo los problemas.

Y ahora, después de un escandaloso parón de vacunaciones por ausencia de dosis, nos dicen que en marzo llegarán a España ¡100 millones! de dosis de vacunas. Pero preguntamos ¿qué día de marzo? Porque conociendo la capacidad de mentir que tiene el Gobierno todo apunta a que será el día 31 de marzo y tampoco todas las vacunas.

Y como estamos a 14 de febrero todo indica que los turnos de vacunación, si es que están previstos los locales y los sanitarios necesarios para poder atender al mayor número de ciudadanos, no comenzarán hasta mediados de abril.

Con lo que no solo se liquida la Semana Santa sino que también se va a poner en riesgo la temporada de verano, porque para entonces y con algo de suerte no sabemos si se habrá vacunado la mitad de la población.

En EEUU están vacunando a más de un millón de personas diarias, lo que de aplicarse en España en sólo un mes y medio se habría culminado todo el proceso de vacunación. Pero ante la ausencia de un mando sanitario para toda España y las estrategias diferentes de cada Comunidad Autónoma en este país, cuando haya vacunas, el ritmo de su aplicación será desesperante y lento.

Entonces ¿cuándo le va a tocar vacunarse a un español medio de unos 40 años de edad? Pues en septiembre, si esto sigue así de mal y el gobierno no rectifica y se pone a trabajar con eficacia a toda velocidad.

O sea, mucha paciencia, muchas caceroladas al atardecer y esperar a ver qué pasa y si hay suerte y podemos ir de vacaciones de verano vacunados contra el virus. Y si es posible también contra los efectos perniciosos de la clase política imperante que solo están a lo suyo. Es decir, a la sopa boba y al disfrute del poder.