Pánico en el PP con Vox

Las últimas encuestas sobre las elecciones catalanas hablan de un posible triple empate o resultados aproximados entre PSC, ERC y JxC. Pero en la parte baja de la tabla la segunda gran batalla política está centrada entre el PP y Vox, y según los últimos sondeos electorales Vox podría estar delante del PP lo que sería un desastre para Pablo Casado y la actual dirección del Partido Popular.

Un PP que este lunes se enfrenta al inicio del juicio en la Audiencia Nacional sobre su financiación ilegal y doble contabilidad con el delincuente Bárcenas convertido en la estrella del proceso tras su confesión ante la fiscalía y sobre todo ante el anuncio de que presentará pruebas que incriminan a Rajoy.

A Casado le crecen los enanos por doquier y el que parece que va mucho más rápido en su estirón es Santiago Abascal. A quien las encuestas y muchos analistas le dan como claro ganador en Cataluña sobre el PP, y en algún caso doblando sus escaños (8 Vox y 4 PP).

Un PP que Casado ha calificado de ‘nuevo’ para alejarse de la corrupción e indignando a los ex gobernantes y dirigentes que le precedieron -y con los que colaboró Casado cuando fue Vicesecretario de Comunicación de Rajoy- y que, si se confirma el sorpasso de Vox a PP en Cataluña pedirán a Casado que asuma su responsabilidad de esta derrota.

Y empezando por Cayetana Alvárez de Toledo. La que acudió a Barcelona para apoyar al PP en un mitin incluso con críticas a Vox, pero que no olvida que fue Casado quien la cesó del puesto de portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, precisamente por su discurso radical y conservador que competía con Vox.

Luego vino en la moción de censura de Abascal a Sánchez la ruptura brusca de Casado con Vox en la que incluyó ataques personales a Abascal. Un giro de Casado con el que pretendía acercarse y pescar apoyos electorales en el espacio de centro de Ciudadanos, pero que dejó abierta a Vox la puerta del flanco conservador por la que ahora Abascal empieza a escalar en Cataluña.

Los errores de Casado y su falta de empatía, y equipo de dirigentes de un cierto nivel, está causándole muchos problemas a Casado que para colmo carece de un buen equipo de comunicación. Y que ha cometido errores de bulto tan agresivos como el de decir, como dijo su secretario general Egea, que si Casado no hubiera ganado el Congreso del PP este partido ya había comenzado a desaparecer.

Pues vamos a ver si el que desaparece acaba siendo Casado porque ya son muchos los dirigentes y votantes del PP que están mirando a Galicia para ver si empieza a moverse Feijóo.

Pronto se sabrá y vamos a ver si en la recta final, de la semana que queda de campaña catalana, Casado consigue dar la vuelta a las encuestas y lograr que Vox quede por detrás del PP. Porque si eso no ocurre y Abascal derrota a Casado en Cataluña ese resultado retumbará en toda España.

Y en ese caso puede que Vox exija al PP entrar en los gobiernos de Madrid y Andalucía. Lo que Isabel Ayuso (polichinela de MAR) sería capaz de aceptar con tal de seguir en la presidencia de Madrid. Y diga lo que le diga Casado, porque ella va por libre y se considera la adversaria de Sánchez y la jefa de la oposición.