Si Vox gana al PP en Cataluña exigirá entrar en el Gobierno de Madrid

La batalla de PP y Vox que se está librando en Cataluña puede tener serias consecuencias en España si Abascal consigue un mejor resultado en la jornada electoral del 14-F.

Sobre todo si Casado y el PP continúan atacando a Vox, como lo están haciendo en las elecciones catalanas o como Casado lo hizo con Abascal durante la moción de censura de Vox a Sánchez.

De manera que si esto sigue así el líder de Vox, Santiago Abascal, podría exigir al PP, con ultimátum, su entrada en los dos gobiernos de Madrid y Andalucía bajo la amenaza de que ambos Ejecutivos pudieran caer en las manos del PSOE.

‘Eso sería el final de Vox’ dicen en el PP. Pero eso sería también el final de Casado y el primer peldaño para el desembarco de Feijóo en Madrid con el apoyo de la ‘vieja guardia’ del PP de Rajoy. A la que Casado acaba de despreciar para zafarse de la ‘confesión de Barcenas’ sobre la corrupción.

Llegando incluso su secretario general, Teodoro García Egea, a decir que si Casado no hubiera ganado el Congreso del PP este partido habría podido desaparecer.

Lo que es mucho decir y un insulto para Soraya Sáenz de Santamaría a la que Egea presenta como presunta cómplice de toda la corrupción del PP.  Cuando sabido es que Soraya nunca tuvo cargos de responsabilidad en el PP y se llevaba a matar con la secretaria general Dolores Cospedal.

Madrid y Andalucía son ahora dos buenos caladeros de votos del PP y dos Comunidades con importantes Presupuestos (el de Madrid pendiente de su aprobación con Vox) y varios canales de televisión.

Pero si el PP rompe con Vox Pablo Casado, al que esperan duras semanas de juicios mediáticos con Bárcenas y las declaraciones de Rajoy y Aznar en el tribunal, se quedará a solas con Castilla Leon y Murcia (Galicia es caso aparte y territorio exclusivo de Feijóo) y con la alcaldía de Madrid, si es que a Almeida no le estalla un escándalo que parece en ciernes y dando vueltas por cierto juzgado de la capital.

La derecha española no pinta nada en las elecciones catalanas pero allí se está librando una batalla entre PP y Vox de trascendencia nacional.