Lección y varapalo de Iceta a Rufián

El maestro ciruelo y pro golpista que es el diputado de ERC Gabriel Rufián fue a por uvas en el estreno parlamentario del ministro Miquel Iceta y salió trasquilado. Tras recibir Rufián de Iceta una exquisita tanda de capotazos varios, y de todas las marcas, con una lección de democracia y legalidad del político del PSC al muñeco parlante de ERC.

El mismo Rufián de las ‘30 monedas de plata’, que amenazado de traidor impidieron a Puigdemont, acusado de Judas, convocar elecciones en lugar de meterse en el túnel disparate del golpe de Estado catalán del otoño de 2017 que dirigía el Polifemo Junqueras.

Un político, el ministro Iceta, que se estrenó en Madrid, en el hemiciclo del Congreso, con éxito de público y crítica. Y que a buen seguro dará mucho juego en el Gobierno de Sánchez porque demostró maneras y conocimiento de la política y del arte de debatir con una intervención que no se suele ver habitualmente en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo.

Empezando Iceta por recordarle a Rufián, con muy buenas palabras, que en la democracia el Estado de Derecho y el respeto a la legalidad son barreras infranqueables, y que los golpistas presos -y ahora ‘huidos’ de la cárcel de Lledoners por prevaricación de la Generalitat, son ‘delincuentes’, aunque Iceta, claro esta, no utilizó esa palabra.

Pero si la de ‘secesionista’ y otras más con las que Iceta marcó el territorio a Rufián. El que sobre todo pretendía acosar al ministro con el solo objetivo de hacer en favor de ERC y en contra del PSC campaña electoral.

Pero el tiro le salió al portavoz de ERC por la culata y Rufián se llevó un buen y merecido repaso por su falsario y electoralista discurso. Y no decimos con ello que Iceta sea un santo y no tenga parte de culpa de lo que ha ocurrido y está ocurriendo en Cataluña, por ejemplo con la inmersión lingüística y los ataques y desprecios a la lengua castellana y a la Constitución y la libertad.

Porque el PSC de Iceta, su ex líder Maragall y Zapatero, desde Madrid, fueron coautores del Estatuto inconstitucional que está en el origen de esta crisis, y así como del temerario discurso de la autodeterminación del que ahora se arrepiente Iceta.

Pero a cada uno lo suyo y en su momento preciso pero a la réplica de Iceta, el bailarín del Bruc, a Rufián tenemos que decir ¡chapeau! Y ello y a pesar que ambos dos, Iceta y Rufián, mienten y disimulan mientras ensayan una sardana con la que pretenden, a partir del 14-F, configurar el tercer gobierno tripartito catalán.

Y todo ello como resultado de graves renuncias democráticas y legales y de los más que endemoniados ‘apaciguamientos y desistimientos’ que sin duda están en el origen del golpismo y del disparate catalán.