Se ha fugado ‘El Piojo’

Un delincuente de poca monta, experto en butrones y alunizajes, Jonathan Moñiz, conocido como ‘El Piojo’, se escapó el pasado 5 de diciembre de la cárcel madrileña de Valdemoro y se ha convertido en obsesión de la policía que no da con él y teme que El Piojo fugue de España hacia América Latina y no lo vuelvan a capturar.

Bueno, en Barcelona se han ‘escapado’ de la prisión de Lledoners nueve golpistas catalanes que se han lanzado esta semana a dar mítines en la campaña electoral del 14-F y no pasa nada ni nadie los detiene.

Ni el Tribunal Supremo que los juzgó y condenó y que ha sido burlado ha reaccionado con la celeridad que requiere el caso y que deja en ridículo al propio Tribunal, que en diciembre ya los volvió a meter en prisión ante una situación similar.

Los presos golpistas contaron con el apoyo del departamento de Justicia de la Generalitat, como El Piojo contó en su fuga -en compañía de su hermano- contó con apoyo interno de algunos funcionarios de la prisión de Valdemoro, lo que en este momento está en investigación.

Lo de los golpistas con el Polifemo Junqueras, el jefe del golpe del 27-O, a la cabeza no solo es un escarnio nacional sino que además ellos se lo toman como un obligado ‘adelanto’, o ensayo, de los indultos que les ha prometido el presidente Pedro Sánchez y les llegarán con retraso precisamente porque Sánchez ha forzado el adelanto electoral al 14-F.

Una operación estratégica con su candidato Salvador Illa que se convertirá en ‘efecto bumerán’ a nada que los resultados que anuncian las encuestas confirmen la victoria de los candidatos de Junqueras en ERC, seguidos de sus compinches golpistas de los de JxC de Puigdemont, con los que no acaban de ponerse de acuerdo en el reparto del ‘botín’ político del golpe del 27-O de 2017.

El que se llevó a cabo con la técnica del butrón, desde dentro del Gobierno de la Generalitat, y del ‘alunizaje’ embistiendo las instituciones del Estado, hasta que el golpe desató las alarmas -que alguien apagó en la fuga de El Piojo’- y se despertó Rajoy a toque de corneta y seriamente advertido por el Rey Felipe VI que reclamó la restauración inmediata del orden constitucional.

El que volverá a ser violentado a nada que se configure el nuevo Gobierno separatista catalán, de ERC, JxC y CUP que, como se espera, volverá al golpismo convencidos de que esta vez el Estado, ocupado por Sánchez e Iglesias, no responderá.