El abrazo de Sánchez y Abascal 

|

Mientras en Granada continúan los terremotos y se abren grietas en las torres de la Alhambra, el Gobierno de coalición de Sánchez y Iglesias bracea entre las aguas revueltas de la política española el mismo día que comienza la campaña electoral catalana del 14-F.

Lo que la Generalitat ha querido festejar concediendo por segunda vez el tercer grado y la semi libertad a los presos golpistas del procés, en abierto desafío al Tribunal Supremo y ante las narices del Gobierno, la fiscalía del Estado y el PSC que callan ante este flagrante delito de prevaricación.

Al líder de ERC Oriol Junqueras y el resto de los presos liberados vamos a verlos este fin de semana en campaña electoral, donde también aparecerán Sánchez e Iglesias eufóricos por haber aprobado en el Congreso, con ayuda de Bildu y la inesperada colaboración de Vox, el Decreto que les concede el control de la gestión de los fondos europeos, lo que parecía perdido -por la oposición de ERC, PP y Cs- y finalmente ha sido posible gracias a Vox.

Por su abstención sorprendente que huele a podrido aunque el portavoz de Vox, Espinosa de los Monteros, diga que no negociaron con el Gobierno y se abstuvieron por ‘el interés general del país para no retrasar la llegada de los fondos’.

Argumento falso porque el propio Espinosa había calificado la gestión de los fondos por Sánchez como la ‘mayor red clientelar de la historia de España’. La que se manejará desde La Moncloa gracias a la rumbosa colaboración de Abascal con Sánchez, Iglesias y Otegui. Lo que creemos  que podrá tener consecuencias entre los votantes de Vox en las elecciones catalanas.

Y así mientras la política sigue dando tumbos y Sánchez sigue sacando a flote sus votaciones y decretos en el Congreso de manera milagrosa, hemos conocido las pésimas cifras del paro de 2020 con la pérdida de 622.600 empleos -a la vicepresidenta Calviño le parece buena noticia- y mientras la crisis de las vacunas en Europa y España no cesa de crecer.

Hasta el punto que la Comisión Europea, cada vez más indignada con el timo del ‘tocomocho’ que le han dado los laboratorios ingleses, amenaza a los gestores de AstraZéneca con impedir que sus vacunas circulen por el territorio de la Unión Europea si no entregan las vacunas a la UE y no dan explicaciones sobre dónde están las vacunas que debieron ir a la UE.

Por otra parte Portugal ha cerrado las fronteras con España durante 15 días y en nuestro país se han parado las vacunaciones y se especula con tres meses de retraso para volver a la normalidad. Y todo ello mientras sube la presión hospitalaria y la tensión entre el Gobierno y las CC.AA. que exigen medidas más duras para frenar el avance de la tercera ola del virus que sigue causando estragos aunque el inefable Simón asegura que ya hemos pasado ‘el pico’.

En las últimas 24 horas se han registrado 34.899 contagios y 515 fallecidos, y la incidencia se queda en 890, lo que incluye una leve mejora aunque de  momento seguimos en el pico de la tercera ola sin que nadie tome medidas de precaución añadidas para no interferir en la campaña electoral catalana.

La que acaba de comenzar con la noticia de un nuevo abrazo de Sánchez y esta vez con Abascal. Que se suma a abrazos anteriores de Sánchez con Rivera, Otegui, Puigdemont, Junqueras, Ortuzar e Iglesias demostrando la capacidad de interlocución y ‘resistencia’ que tiene Sánchez. No en vano sobre esto de ‘la resistencia’ el presidente ha escrito un ‘manual’.