Iceta empieza bien y abre la campaña catalana

El nuevo ministro de Política Territorial Miquel Iceta ha empezado bien en la toma de posesión del cargo al reivindicar una España ‘fuerte en su unidad’, plural y diversa y al subrayar su compromiso con la Constitución. 

El político catalán quiso con sus palabras iniciales reafirmar su posición españolista frente a quienes le han recordado sus anteriores declaraciones en las que afirmó que España no es una nación sino que son ocho naciones. 

Naturalmente, estamos en plena campaña electoral catalana e Iceta sabe muy bien la importancia del voto españolista para el PSC. Y especialmente el que se ubica en el cinturón industrial de Barcelona que en las pasadas elecciones fue fundamental para el anterior triunfo de Cs. 

Sin embargo a Iceta le esperan prueban mayores cuando acabe el 14-F y se inicien las negociaciones de pactos para la formación del nuevo Gobierno de Cataluña. Y no digamos cuándo se avance en la cuestión de indultos a los golpistas catalanes, que sin duda será moneda de cambio de los pactos en cuestión entre el PSOE y ERC. 

Todavía faltan 18 días para la jornada de votación del 14-F y aún pueden pasar muchas cosas. Y ahí incluida la suspensión electoral si la pandemia se acelera y causa estragos en Cataluña. Lo que de ocurrir debería ser valorado por el TSJC que es quien tiene la última palabra sobre esta cuestión.

Además vamos a asistir a una campaña electoral, que empieza hoy, sin  grandes mítines y muy volcada en las redes sociales y en la televisión. Lo que ya está obligando a los distintos partidos políticos a implementar una estrategia completamente nueva e inédita en la política española. 

Y en los próximos días vamos a asistir a la publicación de un reguero de encuestas electorales sobre la intención de voto y en las que habrá que ver hasta donde llega la tendencia de la abstención. 

Porque está claro que la abstención puede influir mucho en el resultado y puede ser muy alta por el cansancio ciudadano ante la fractura catalana y su incidencia en el deterioro económico y social del país. Y también porque van a ser muchas las personas mayores que, por miedo al contagio del virus, no acudirán a votar.

Lo más lógico es que los resultados del 14-F ofrezcan un mapa fracturado del Parlament catalán con el que será difícil articular un Gobierno y que, en principio presenta dos opciones: un Ejecutivo de corte soberanista con ERC, JxC y CUP; o un Gobierno progresista con PSC, ERC y Podem. Según las últimas encuestas tres partidos ocuparán los primeros puestos en número de votos y escaños serán el PSC, ERC y JxCat, en torno a lo 85 diputados. Y los 50 restantes se los repartirán entre Cs, Podem, PP, CUP y Vox en una apretada lucha entre las cinco formaciones del segundo nivel. 

Hoy arranca la campaña electoral y en ella ya no figura, como en anteriores, la figura del nuevo ministro Iceta en el cartel electoral del PSC.