Bajo la alfombra del despacho oval de Trump

El presidente Joe Biden ha cambiado en tan solo unas horas la decoración del ‘despacho oval’ del ala oeste de La Casa Blanca que es donde se sienta y trabaja el presidente de los EEUU, el emperador del Planeta Tierra.

Y el lugar que, tras ser renovado y desinfectado, ya ocupa el 46 presidente USA, Joe Biden, tras el paso huracanado del presidente Donald Trump el que, entre otras curiosidades, tenía sobre la mesa del escritorio un timbre solo para que el mayordomo le llevara Coca Cola al presidente que era un adicto a esa bebida refrescante en su versión ‘light’.

Y uno de los cambios que ha introducido Biden en el despacho oval ha sido la alfombra ovalada y beige con cenefa de hojas verdes del centro de la habitación que tenía Trump,  por otra alfombra azul marino y con cenefa de flores que utilizó por el Presidente Bill Clinton, el que a buen seguro que se daría en ella algún que otro revolcón.

Sin embargo puede que al levantar la alfombra de Trump y al registrar sus últimas comunicaciones aparezcan informaciones alarmantes datos sobre la posible y directa complicidad de Trump con el asalto al Congreso del día 6 de enero, por parte de la horda de zombis que Trump jaleó horas antes del asalto en un mitin incendiario a las puertas de La Casa Blanca.

Y si aparecen estas pruebas documentales, y se les añaden declaraciones directas de los testigos que compartieron con Trump esos momentos del asalto al Capitolio, entonces en el juicio del impeachment que se abrirá el día 8 de febrero en el Senado Trump será condenado e inhabilitado.

Porque esas pruebas son las que necesita el jefe del grupo republicano del Senado, Mitch McConnell, para reunir 17 senadores de su partido a fin de que se sumen a los 50 senadores demócratas para alcanzar los dos tercios de la Cámara Alta americana que son necesarios para destituir e inhabilitar a Trump.

Y todo apunta a que bajo la alfombra central del despacho oval del tiempo de Trump -y en los centros de comunicaciones que ya está registrando el FBI- están las pruebas definitivas para condenar a Trump. Y que espera el senador McConnell con ansiedad para dar una estocada a este presidente indigno e infernal.