Los intereses políticos impiden ampliar el ‘toque de queda’ 

La pandemia sigue creciendo de manera desbocada en toda España. Pero el Gobierno de Sánchez, por boca del ministro y candidato Illa, y el Gobierno de Ayuso en Madrid antepusieron sus interesas políticos -el no retraso de las elecciones en Cataluña y el no al cierre de la hostelería madrileña- a la salud y la vida de los ciudadanos.

Y por eso ambos políticos se oponen a adelantar el ‘toque de queda’ en España a las 20 horas, y de momento queda en las 22 horas. Salvo en Castilla León que mantiene su particular ‘rebelión’ a la espera de lo que decidan los tribunales tras el recurso presentado por el Gobierno.

Pero los hechos son rotundos e implacables: ayer 41.576 nuevos contagios en España, 464 muertos y una incidencia de 736 infectados por 100.000 habitantes, y todo ello con tendencia al alza e imparable.

De manera que cuando el Gobierno quiera reaccionar será tarde, como ya ocurrió en la primera y segunda ola, y entonces llegarán los confinamientos, que ya piden varias CC.AA.

Pero Sánchez quiere intentar que las elecciones catalanas se celebren el 14 de febrero y si hay confinamientos y toque de queda a las 20 horas eso no será posible.

Pero el presidente Sánchez está corriendo un alto riesgo si otra vez vuelve a equivocarse en sus pronósticos, por más que él confíe en las vacunas. Las que tampoco van tan rápidas como se había anunciado. Aunque se dice que ya se ha vacunado un millón de personas y que los mayores de 70 años van a empezar a vacunarse en el mes de marzo.

Pero lo que no para de crecer es la angustia y el miedo entre la población. Y si finalmente vamos a los confinamientos las elecciones catalanas podrían irse a septiembre y la recuperación económica se volvería a hundir con una pésima perspectiva para la temporada turística de este año.

En esto de la pandemia no caben cálculos políticos como los que promueve Sánchez, ni económicos como argumenta Ayuso. La prioridad única ha de ser la vida y la salud de los ciudadanos.

Los que no van a perdonar una recaída profunda en la pandemia que los vuelva a confinar durante varias semanas por no haber puesto ahora y con antelación los cortafuegos que en estos días se desprecian y que en este momento deberían ser obligatorios para evitar una situación mucho peor que en ese caso sería muy difícil de recuperar.