El Papa Francisco ordena ‘monaguillas’

La discriminación de la mujer en la Iglesia Católica sigue siendo asignatura pendiente que no arreglará este Papa Francisco que tanto pide y no da nada, y que acabará su pontificado desmintiendo los cambios que de él esperaban inútilmente los sectores de la Iglesias más comprometidos con la realidad y con la modernidad.

Ahora y como un gesto de pretendida generosidad para con las mujeres Francisco les ha permitido subir al altar, ayudar en misa, leer los libros sagrados y repartir la comunión. Con estas pobres reformas el Papa ha ‘ordenado monagillas’ a las mujeres y eso es todo. Lo que constituye más una afrenta que una concesión.

Y lo que beneficia a las Iglesias Protestante y Evangelista que crecen por todo el mundo mientras la Católica pierde sacerdotes, fieles y credibilidad tras muchos de sus recientes escándalos económicos y de pederastia que ocultaron durante muchos años.

Y estos últimos con daños irreparables a los niños indefensos víctimas de depredadores eclesiásticos y un celibato, más que absurdo y trasnochado, que nada tiene que ver con los Apóstoles, la mayoría de ellos casados, que acompañaron a Jesús.

La marginación de las mujeres del sacerdocio es otro atraso de la Iglesias Católica que, aunque sigue siendo la más importante de la cristiandad, cada vez tiene menos sacerdotes y por ello abre la puerta a las ‘monaguillas’ para que puedan ayudar en misa en vez de reconocer el sacerdocio de la mujer.

Lo que desde luego no hará este Papa Francisco el por otra parte no para de pedir a todo el mundo recursos y ayudas para los pobres de la tierra mientras él no ofrece nada. Como sería vender unos cuadros del inmenso Museo del Vaticano -muchos de ellos arramblados en estancias ocultas- para de esa manera financiar las vacunas del Covid en África.

Pero Francisco no sigue el ejemplo del santo del que eligió su nombre y no da nada, ni abre la Iglesias a las mujeres ni al conjunto de la sociedad. Su papado está prácticamente consumado y de él no se puede esperar ningún avance más.