Un bisonte en el Congreso

Se hace llamar ‘El lobo de Yellowstone’ pero su verdadero nombre es Jake Angeli. Y su imagen con el torso desnudó y una piel y cuernos de bisonte en la cabeza ha dado la vuelta al mundo como el símbolo más llamativo del  asalto al Congreso de los EEUU del pasado día 6.

Donde Jake posó sentado y con el puño en en el sillón de la presidencia del Senado, después de pasearse él tan campante por los distintos salones del Capitolio donde fue seguido por varias cámaras de televisión americana. Lo que lo convierten en un objetivo del FBI que está recopilando datos de todos los asaltantes para detenerlos y llevarlos ante la Justicia.

Ayer mismo falleció un policía que resultó herido en el asalto al Congreso, con lo que los muertos ascienden a 5 y los heridos a 15. Un trágico balance que figurará en el acta de acusación a los asaltantes que llegará pronto a los tribunales. Y asaltantes que estaban mucho más organizados de lo que en principio se pensaba y cuyo asalto fue previa y cuidadosamente planificado.

Este ‘bisonte’ humano, con la cara pintarrajeada con  colores de la bandera americana, es miembro destacado de la secta de extrema derecha Qanon que recibió las bendiciones de Trump al que apoya y lo ha acompañado en muchos de sus mítines electorales. Una secta que cuenta con dos millones de seguidores, está en contra de los inmigrantes y niega la existencia de la pandemia del coranovirus.

En realidad Jake Angeli es el prototipo de idiota fanático que adora a Trump quien, si no acaba pronto en la cárcel, acabará montando su propio partido o secta personalista y autoritaria en la que Trump se auto proclamará el Rey o el chamán de esta nueva tribu.

Lo que acabará beneficiando al Partido Demócrata porque está claro que el Partido Republicano se romperá, tras los disparates y los graves y recientes acontecimientos ocurridos en el Capitolio de Washington días atrás.

Jake Angeli es ‘el lobo de Yellowstone’ y Donald Trump pronto será el jefe de su tribu un ‘Toro Sentado’ de los tiempos modernos o simplemente puede que un payaso fracasado y agresivo. Como el famoso Joker que interpretó el ‘oscarizado’ Joaquin Phoenix a quien no sería de extrañar que pronto lo viéramos disfrazado con una peluca amarilla interpretando a Donald Trump.