En agradecimiento a Félix de Azúa

El académico y escritor Félix de Azúa ha publicado un excelente artículo en el diario El País, donde sólo un reducido grupo de columnistas escapa a las presiones del sanchismo imperante en el periódico.

Un artículo titulado ‘Progresamos’ que por su relevante y clarividente certeza reproducimos en nuestras páginas en agradecimiento a tan distinguido autor que no sabemos si se está despidiendo del periódico. Lo que, de ser así, le ofrecemos nuestras páginas para que pueda comentar la penosa actualidad española en plena libertad.

Dice Félix de Azúa:

‘Se va adivinando, avanza muy despacio para no asustar, pero en un año de Gobierno ya empiezan a verse las líneas maestras del proyecto y a presentirse cuál será el futuro de este país si continúa el programa de cimentación de una nueva sociedad española.’

‘En primer lugar, está ya claro que no hay empatía por ninguna de las democracias europeas. Es algo que sospechábamos desde el comienzo. El modelo que persigue el Gobierno no es el de los países del contorno. Se parece más al de algunas repúblicas de América del Sur como Argentina, Venezuela o Bolivia.’

‘El favorito es Argentina porque una parte del Gobierno es peronista, aunque el fragmento chavista tiene mayor influencia. En ambos casos, sin embargo, al modelo le falta un pedestal. El culto al jefe patriarcal, como lo fueron Perón o Chávez, no puede ser sustituido por torpes imitaciones como Maduro o Kirchner. Una república populista requiere un caudillo.’

‘¿El caudillo podría ser Pablo Iglesias? Sin duda Sánchez carece de carácter para ese cometido como se ha visto en un año de Gobierno en el que todos sus socios, separatistas catalanes y vascos, posetarras, comunistas, peronistas y chavistas de Podemos, le han robado el escenario y lo han sometido en todos y cada uno de los órdenes del Estado.’

‘El último ha sido el ataque directo a la cabeza misma. Con razón: el rey Felipe es el jefe de las Fuerzas Armadas y hay que descabezarlas. El penúltimo es someter al poder judicial para acabar con el arcaísmo de la división de poderes. ¿Alguien imagina a un peronista, a un chavista, a un comunista, obedeciendo al poder judicial? Ya hay una parte de España que no acata las sentencias jurídicas y no pasa nada. Ahora falta el resto del país que, menos Madrid, es fácil de someter.’

Creemos que semejante artículo habrá causado estupor en La Moncloa lo que da la razón a quienes allí estiman que hay que atar mucho más corto a El País, ante la inminente segunda parte de la legislatura en la que se va a destrozar lo que va quedando del Régimen democrático de la Transición.

Y en ello están nuestros gobernantes, puestos al servicio del peronismo y chavismo a la española que impera en el Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias en el menoscabo de la democracia y de la libertad de expresión.