Iglesias busca su salida del Gobierno

El 1 de julio de 2019 cuando PSOE y Podemos estaban a punto de lograr un pacto de Gobierno, que ese momento no cuajó, Pablo Iglesias le prometió a Sánchez lealtad en ‘las cuestiones de Estado’ por parte de su partido. Y lo mismo vino a decir Pablo Iglesias ante el Rey Felipe VI y el presidente Pedro Sánchez cuando él y sus ministros prometieron desempeñar su cargo con ‘lealtad al Rey’ y ‘cumplir y hacer cumplir la Constitución’, el pasado 13 de enero.

Nada de esto se han cumplido. Ni la lealtad al Presidente Sánchez en las cuestiones de Estado, ni lealtad al Rey al que Iglesias y Garzón acusaron, desde el interior del Gobierno de romper ‘la neutralidad y maniobrar contra el Gobierno’.

Y ahora es toda la dirección de Podemos, partido comprometido a dicha lealtad en las cuestiones de Estado, el que está atacando en tromba a la Monarquía, mientras Iglesias se ha comportado con deslealtad continuada en los debates y pactos de los Presupuestos ‘del Estado’, así como en la política Exterior.

Motivos todos ellos que confirman el temor que tenía Sánchez de perder el sueño por culpa de Iglesias, que no deja de crearle quebraderos de cabeza y que ha partido en dos el Gobierno a propósito de la Monarquía, utilizando el escándalo de las tarjetas opacas regularizadas por don Juan Carlos ante la Hacienda pública.

Es tan burdo y frontal el ataque de Podemos a la Monarquía, dirigido por Pablo Iglesias -el que hace poco presumía de tutearse con el Rey Felipe VI- que algunos analistas se preguntan si Iglesias está haciendo tanto ruido para preparar su salida del Gobierno, bien por voluntad propia y envuelto en la bandera republicana, o porque teme ser cesado por Sánchez en compañía de los ministros de Podemos.

Porque está claro que el ataque a La Corona tiene como primer objetivo al Rey Felipe VI. Y que, en estas circunstancias tan graves para España por la crisis sanitaria y económica del país, nadie puede poner en cuestión desde el Gobierno la Jefatura del Estado, como ahora está ocurriendo y como no puede seguir así.