Robles ‘implica’ al JEMAD en las cartas al Rey 

La ministra de Defensa Margarita Robles ha perdido los papeles y el control de la ‘crisis de las cartas al Rey’, de promociones de militares retirados -lo del repugnante chat privado de unos cretinos es un caso aislado- que le están transmitiendo al monarca su preocupación por la unidad de España y por el protagonismo de los filo etarras de Bildu y los próximos golpistas de ERC en la dirección de la política nacional.

Preocupación está -como los ataques al Rey desde el Gobierno- que tienen no solo a los mandos militares retirados que han firmado las cartas, sino a también a muchos que están en la reserva o en activo. Así como la tienen millones de españoles e inclusos muchos dirigentes y militantes del PSOE, empezando por Felipe González.

Y siendo esto así no se entiende el empeño de Robles en lanzar soflamas en el Congreso, primero, y en rueda de prensa, después, jaleando las protestas al Rey de las mencionadas ‘cartas’ a las que la ministra les ha regalado una enorme publicidad.

Y ahora un plus lanzando a la palestra al JEMAD, el general Miguel Ángel Villarroya, para echar más leña a fuego con sus críticas y descalificaciones a los firmantes de las cartas que, desde fuera del ejército, -y no ‘embozados’ como dice con pésima intención Robles-, ejercen su derecho constitucional a la libertad de expresión.

Como lo han ejercido el vicepresidente Iglesias y el ministro Garzón cuando han acusado al Rey Felipe VI de ‘romper la neutralidad y maniobrar contra el Gobierno’, lo que fue y es una burda falsedad.

La declaración del JEMAD es otro error de Robles que se convierte en un nuevo altavoz en el indiscutible malestar que existe en las FF.AA. con lo que está pasando en España. O cuando Iglesias dice que Otegui está integrado en la ‘dirección del Estado’ y desde Bildu se añade que vienen a Madrid a ‘tumbar el Régimen’ y que hay que unir Navarra al País Vasco (sic), en lo que Iglesias llama el ‘Estado plurinacional’, tras celebrarse la pretendida por UP autodeterminación del País Vasco y Cataluña.

De todo esto se habla en la sociedad española y en los medios y desde luego también en los cuarteles y entre los mandos de las FF.AA. a las que la Constitución les otorga la defensa de la integridad y la unidad de España.

Y eso lo sabe muy bien el Rey, el presidente Sánchez y el vicepresidente Iglesias, cuyo jefe de Gabinete es el ex JEMAD y general Julio Rodríguez el que sin duda conoce muy bien las FF.AA.

Pero en España, al margen del lógico y natural malestar con los pactos de Sánchez con quienes quieren destruir el país, no ha hay ‘ruido de sables’ ni rumores golpistas como insinúan los de Bildu y ERC que sin los verdaderos provocadores de esta tan lamentable crisis institucional por causa de pactos contra natura democrática y constitucional.

Pero los errores de Robles y la intervención inoportuna del JEMAD Villarroya le están dando alas a las ya famosas cartas al Rey que ya han llegado a la prensa internacional y, seguramente, a muchas embajadas acreditadas en Madrid y por supuesto a la OTAN.

De manera que ¡tranquilízate! Margarita Robles y retira tu avanzadilla de propaganda equivocada porque estás consiguiendo lo contrario de lo que pretendes hacer ruido y ampliar el campo de la inquietud en el ámbito militar.  O, dinos Margarita, ¿es que está pasando algo más que no conocemos y por eso has sacado a la palestra al JEMAD?