Nervios y cartas al Rey en el Ministerio de Defensa

La ministra de Defensa Margarita Robles ha aprovechado el debate de los Presupuestos para, sin venir a cuento y desde la tribuna del Congreso de los Diputados, criticar la carta que 72 mandos del Ejército en la reserva enviaron la pasada semana al Rey Felipe VI manifestándole su preocupación por la situación política nacional y la unidad de España.

Las palabras de la Ministra revelan el impacto que dicha carta -que publicó el diario The Times de Londres- ha causado en el Ministerio de Defensa y en las Fuerzas Armadas, lo que le ha llevado a decir a Robles que los militares ya retirados han pretendido ‘implicar al Rey en las polémicas partidistas’.

Y ha declarado su ‘orgullo por los 120.000 hombres y mujeres que forman parte de las Fuerzas Armadas y cumplen la Constitución sirviéndola desde la más estricta neutralidad política’.

Asimismo, la ministra Robles, temerosa de que otros militares en la reserva se sumen a la carta de ‘los 72’, declaró su ‘respeto por aquellos militares que están retirados y siguen defendiendo valores de la neutralidad política’.

Un comentario este que confirma ciertas informaciones relativas a que podrían existir otras posibles cartas al Rey de mandos militares retirados de otras promociones del Ejército, distintas a las de los 72 firmantes, e incluso de la Armada que el ministerio de Defensa estaría intentando desactivar.

Pero la Ministra ha ido más allá al descalificar a los militares firmantes de la carta, que han ejercido su derecho constitucional de libertad de expresión, al decir de los militares firmantes que ‘se embozan en su uniforme militar, que ya no tienen derecho a llevar, para implicar al Rey’. Y concluyó afirmando que ‘la Monarquía es patrimonio de todos los ciudadanos’.

La Ministra no dijo nada de las aún recientes críticas al Rey Felipe VI por parte del vicepresidente Iglesias y del ministro Garzón, acusando al Rey de ‘romper la neutralidad y maniobrar contra el Gobierno’. Lo que es falso. Ni habló del veto que el presidente Sánchez impuso al Jefe del Estado para impedir, hace algunas semanas, que viajara a Barcelona para asistir a un acto académico en la Escuela Judicial.

La oportunidad de la carta al Rey de los 72 mandos de Ejercito en la reserva es sin duda discutible, pero la preocupación que existe en las FAS así como entre la mayoría de los españoles -incluidos muchos dirigentes del PSOE- es una indiscutible realidad por causa de los pactos e indecentes concesiones del Gobierno de Sánchez a partidos, que como ERC y Bildu se declaran a favor de tumbar el Régimen de la Transición y romper la unidad de España.

Y esto lo sabe muy bien la ministra Robles que, si es tan patriota como dice, debió de haber dimitido para subrayar su oposición a esos pactos infames que Sánchez está llevando a cabo. Los que quiere culminar con indultos a los golpistas catalanes no arrepentidos y dañando el prestigio de la Justicia y del Tribunal Supremo que se opondrá a semejante decisión como es lógico y natural.