Así están las cosas en EEUU

Vaya mala pata que ha tenido el presidente electo de los EEUU Joe Biden al romperse un pie mientras jugaba con su perro. Lo que va a condicionar su movilidad en este tiempo tan importante para él de la transición de poderes en curso entre la Administración republicana saliente y la demócrata que ya está al llegar. Y a solo 50 días de la toma de posesión de Biden a las puertas y en las escalinatas del Capitolio a donde ya veremos cómo llega Biden con su tobillo fracturado.

Mientras tanto, Donald Trump, el auténtico ‘pato cojo’ de la transición de los poderes, sigue sin reconocer su derrota y perdiendo recursos en tribunales, lo que de momento le impide llegar al Tribunal Supremo en su intento, ahora imposible, de alterar el resultado electoral como lo ha pretendido con malas artes y sin éxito.

Sin embargo, aún queda por dilucidar la mayoría del Senado que depende de la repetición electoral que para dos escaños de la Cámara Alta se va a celebrar en el Estafo de Georgia (donde ganó Biden por unos pocos votos) el próximo 5 de enero.

Votación muy importante porque Biden tiene la mayoría de la Cámara de los Representantes y necesita la del Senado, para evitar el bloqueo legislativo que ya sufrió el presidente Obama en su segundo mandato. Y ahí incluida su reforma sanitaria que tan importante es ahora en USA para paliar los daños de la pandemia.

En este momento de los 100 escaños del Senado los republicanos tienen 50 y los demócratas 48. Y en Georgia quedan dos senadores por elegir que, si caen del lado demócrata, le otorgarán a Biden la mayoría de esta Cámara porque en el caso de empate en una votación de 50 a 50 la decisión final la tendrá el voto de calidad de la presidencia del Senado. La que ahora ostenta la vicepresidenta de los EEUU, es decir la demócrata Kamala Harris.

De ahí la importancia de la votación de Georgia, y de su previa campaña electoral que se va a iniciar el próximo fin de semana. Y a la que acudirá el pato cojo Trump, mientras que el cojo Biden permanecerá inmovilizado por causa de su accidente y mala pata en un momento tan especial.

Porque si Biden controla el Senado su amplia lista de reformas con las que piensa darle la vuelta a las políticas de Trump se verían favorecidas y con posibilidades de aplicación rápida. Pero si Biden pierde el Senado en ese caso su presidencia quedaría mermada y obligada al uso de los decretos presidenciales, de los que tanto ha abusado Trump.

Mientras tanto seguimos a la espera de la pública rendición de Trump y la proclamación oficial del Presidente Joe Biden que deberá ser anunciada el próximo día 14 de este mes de diciembre por el Colegio Electoral que debe proclamar vencedor a Biden con sus 306 votos electorales frente a los 232 de Trump.

Y será a partir de ese momento cuando a Trump no le quedará más remedio que reconocer su derrota y felicitar a Biden. Y cabe esperar que entonces el presidente saliente confirme su asistencia a la ceremonia oficial de la jura del cargo por Biden en el Capitolio el 20 de enero. Y, a partir de ese momento, el matrimonio Biden, Joe y Jill, acompañarán al matrimonio Trump, Donald y Melania, al helipuerto donde iniciaran su regreso a la vida privada y, colorín colorado, la larga pesadilla, en USA y el resto del mundo, de Donald Trump se acabará.