¿Será Arrimadas ministra de Sánchez?

Nada está escrito en el tobogán infernal de la política española y por ello y aunque Inés Arrimadas pasa momentos muy difíciles, por haber apostado a favor de los PGE de Sánchez -como se lo recrimina el PP-, el final de este cuento de la Caperucita Naranja aún está por escribir.

Imaginemos, por ejemplo, que una vez aprobados los PGE Sánchez decide romper con Iglesias y echarlo del Gobierno con sus ministros con excepción de la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, que fue leal al Gobierno. Y además le ofrece a Inés Arrimadas un ministerio importante como Asuntos Exteriores y Cs pone un pie en el Ejecutivo hasta el final de la legislatura.

¿Qué pasaría entonces? Pues que Arrimadas asumiría un protagonismo muy importante y se convertiría en la persona que consiguió expulsar a Iglesias del Gobierno y la conversión de Sánchez a la España constitucional.

Si, ya sabemos que esto es muy difícil e inesperado pero mucho más difíciles fueron la moción de censura a Rajoy, la investidura de Sánchez y la aprobación de los PGE. Y si Sánchez rompiera con Iglesias la llegada de Arrimadas al Gobierno será tan sencillo como ‘coser y cantar’.

Además la líder del Cs cuenta con el agradecimiento de Sánchez y también con las simpatías de las vicepresidentas Carmen Calvo, Nadia Calviño y de la ministra Portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, las ‘tres Gracias’ de Sánchez que no pueden ver al sátiro Iglesias ni en pintura.

O sea, cuidado con Arrimadas, porque ‘la morita no está muerta’ a pesar de la lanzada del señor del moño y de las carcajadas de Otegi y Rufián.

Y a ver la carita que se le quedaría al abogado Albert Rivera quien en abril de 2019 pudo haber sido vicepresidente del Gobierno con Sánchez y tiró la oportunidad por la ventana, creyendo que conseguiría ser el líder nacional del centro derecha español, y el 10-N de ese año se estrelló y desapareció.

De manera que cuidado con Arrimadas a la que ahora le espera una dura prueba en las elecciones catalanas del 14-F, porque Sánchez todavía no ha dicho su última palabra sobre Iglesias y cualquier cosa puede pasar.