Iglesias gana otro pulso a Sánchez

El vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias le ha vuelto a ganar otro pulso al presidente Pedro Sánchez demostrando, una vez más, que es él quien lleva la batuta en el Gobierno, al liquidar la Comisión de seguimiento del reparto de los Fondos europeos, donde por parte de Podemos sólo estaba la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en compañía de 10 ministros del PSOE.

Al parecer Iglesias, indignado tras publicarse la lista de los integrantes de dicha Comisión, llamó a Sánchez y exigió su presencia en la misma con tonos amenazantes. Y Sánchez volvió a recular, desmontó la Comisión y finalmente acordó con Iglesias que sería el Gobierno ‘en pleno’ quien se encargará de gestionar el reparto y el control de los Fondos de la UE.

Y algo parecido ocurrirá con la enmienda a los PGE sobre la ampliación del plazo de los desahucios ahora prohibidos por la pandemia. La que Podemos presentó, en contra de sus propios PGE y en colaboración con Bildu y ERC.

Y al final, ya se verá, Iglesias volverá a ganar y se ampliarán los plazos de los desahucios prohibidos.

Lo que vuelve a poner en evidencia la fractura permanente que habita en el seno del Gobierno de coalición. En la confianza Sánchez de que, una vez logrados los PGE, él volverá a tomar el mando porque en ese caso Iglesias ya no podrá amenazar con bloquear los PGE con sus 35 escaños.

Sin embargo y mientras tanto la pública humillación de Sánchez no cesa a manos de un rampante Iglesias que no deja de imponer su Ley y que logró expulsar a Cs de la negociación de los PGE para acabar imponiendo como socios preferentes a sus amigos de Bildu y ERC.

En el seno de los ministros socialistas del Gobierno impera la desolación ante los continuos retrocesos de Sánchez frente a Iglesias, que ya se verá hasta donde van a llegar pero que de momento están abriendo las portadas de los medios de comunicación.

Y lo que también está provocando una escalada de indignación entre los barones regionales del PSOE que no salen de su asombro ante el continuo ceder de Sánchez ante Iglesias y el soberanismo vasco y catalán. A lo que responden desde La Moncloa que cuando estén aprobados los PGE esta situación cambiará porque Sánchez, una vez ya garantizada la legislatura, volverá a mandar.