Blas quiere El País y la SER

El empresario Blas Herrero quiere comprar los medios de comunicación del Grupo PRISA con una oferta ‘no solicitada’ -y por lo tanto considerada ‘hostil’ por los actuales propietarios-, para quedarse con el control del diario El País y la Cadena Ser. Lo dos grandes medios con gran capacidad de influencia entre los dirigentes, los gobernante y votantes de la izquierda y especialmente del PSOE.

De ahí que esta operación, que aparentemente lidera Blas Herrero, interesa o preocupa en La Moncloa, que no se sabe si podría estar implicada en este ‘golpe de mano’, después que su agente misterioso, antes de Zapatero y ahora de Sánchez, José Miguel Contreras quisiera colarse hace unos meses en el Consejo de Administración de PRISA.

No en vano Contreras es un hombre clave en La Sexta TV, en varios diarios digitales de la izquierda radical y en las andanzas políticas y secesionistas de Jaume Roures y el desembarco del pintoresco Cintora en TVE.

En todo caso el extraño movimiento de Blas Herrero, además de provocar la natural inquietud en las Redacciones de El País y la SER, incluye un misterio o un gato encerrado porque Blas dice liderar un grupo inversor cuyos socios no dan la cara y de momento se desconocen.

Se habla de algunos empresarios habituales en las operaciones mediáticas como Jaime Castellanos y de una oferta de Herrero por El País y la Cadena SER de 150 millones de euros, por un paquete de control de las sociedades de medios de PRISA.

Y por supuesto hay gente que lo toma muy en serio y gente que se lo toma a broma. No en vano y desde que Blas dio un pelotazo en Atresmedia de 200 millones de euros -de los que perdió un buen pellizco en Renta 4- a este empresario asturiano, a quien llamaban ‘el lechero’, se le han escuchado no pocas operaciones mediáticas que nunca llegaron a buen término.

Así a Blas Herrero, amigo y socio de Alberto Cortina y de Enrique Cerezo, había afirmado tiempo atrás que quería comprar el diario ABC, o El Mundo, Expansión y Marca. Y ahora lo vemos llamando a la puerta de PRISA aunque nadie sabe con qué intención ni en compañía de quien.

Veremos qué pasa y si logra rebasar el umbral de esa puerta y hacerse con el control de los medios de PRISA, si lo frenan en la puerta o simplemente si va de farol.