Iglesias no engaña en los PGE

En el proceso parlamentario para la aprobación de los PGE de 2021 todo discurre según lo previsto y preparado por Pablo Iglesias que es quien lleva la batuta y quien promueve el pacto del Gobierno con PNV, Bildu y ERC, la mayoría de la investidura de Pedro Sánchez.

Lo que deja fuera del acuerdo a Inés Arrimadas, la que ayer escenificó en el Congreso de los Diputados su absoluta discrepancia con Bildu y ERC a la vez que conminaba a Sánchez a escoger entre un pacto presupuestario con Cs o con Bildu y ERC.

Una dualidad que no es como parece porque Iglesias está en contra del pacto con Cs y si Podemos se opone a Arrimadas al final a Sánchez no le quedará más opción que el pacto con Otegui y Junqueras, a pesar de la carga política e ideológica que ello comporta.

Los votos de ERC están asegurados porque Junqueras necesita el indulto de Sánchez para ser candidato a la Generalitat en las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero. De manera que los discursos y desplantes de Rufián en el Congreso no dejan de ser simples y grotescos espectáculos que no sirven para nada porque el voto de ERC está asegurado en favor del Gobierno.

Lo sorprendente de todo esto es la insistencia de Pedro Sánchez en intentar convencer a Arrimadas de que se sume a los PGE con ERC y Bildu lo que ya es de todo punto imposible, visto lo dicho por Arrimadas y las presiones que tiene en su propio partido.

Pero Sánchez quería quitarse de encima el sambenito de Frankenstein y eso no podrá ser mientras mantenga a Iglesias en el Gobierno y controlando a Bildu y ERC. E Iglesias no engaña y tiene muy claro que esos pactos son los que tienen que acompañar al gobierno de coalición hasta que concluya la legislatura.

Salvo que una vez conseguidos los PGE Sánchez decidiera volar solo y en minoría librándose de la agobiante presión de Iglesias que es quien hasta el momento está imponiendo su ley. Pero para ello Sánchez antes tendrá que sacar adelante la votación final de los PGE.