Menudo viajecito a Bolivia

Daríamos cualquier cosa por haber embarcado un polizón informativo en el vuelo a La Paz que han llevado a cabo el Rey Felipe VI y el vicepresidente Pablo Iglesias en un avión de la Fuerza Aérea Española para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente de Bolivia.

Sobre todo después de las recientes críticas de Iglesias al Monarca por el incidente de su fallido viaje a Barcelona, y en plena efervescencia mediática a propósito de las nuevas revelaciones de cuentas opacas y tarjetas ‘black’ que se le atribuyen al Rey Emérito, en un goteo de filtraciones informativas y judiciales que no cesa.

En el viaje también participó la ministra de Exteriores Arancha González Laya, famosa por sus modelos de alta costura del modisto Cornejo. Lo que sin duda habrá impactado en Pablo Iglesias quien ya se está poniendo con cierta asiduidad el traje oscuro con camisa y corbata, que lució durante la presentación de los Presupuestos de 2021, lo que nos parece muy bien por aquello de que ‘el hábito hace al monje’.

Al margen de las conversaciones de cortesía preguntamos ¿mantuvieron el Rey y el Vicepresidente alguna conversación privada sobre la situación de la política española, o sobre la Monarquía? No se sabe, pero a buen seguro que hubo oportunidad para ello en el largo viaje trasatlántico.

Eso sí, Iglesias ha aprovechado el viaje para impulsar un manifiesto contra ‘el golpismo de la extrema derecha’, en referencia a lo ocurrido en Bolivia país donde los golpistas convocaron urgentes elecciones que permitieron el regreso al poder del partido de Evo Morales

Pero nadie habla del golpismo de la ‘extrema izquierda’ ahora imperante en Venezuela, dónde Nicolás Maduro se niega a convocar unas elecciones presidenciales y democráticas con todas las garantías y los observadores internacionales, ajenos al inefable Zapatero.

El rosario de noticias sobre las presuntas andanzas del Rey Juan Carlos I, que ya afectan incluso a sus nietos y a la yegua de la hija de la Infanta Elena, Victoria Federica, no sabemos cuántos misterios tiene y cuánto y cómo va a acabar. Peto todo anuncia que va camino de convertirse en un ‘rosario de la aurora’ de esos que suelen terminar a farolazos.

Y si no sabemos qué tal fue el viaje de Felipe VI e Iglesias, aunque parece que no hubo novedad, si imaginamos la zozobra que ahora embarga al Rey emérito mientras permanece en sus dorados aposentos de Abu Dhabi. De los que, imaginamos, que bien harto estará y donde pasará mucho tiempo pegado al teléfono para hablar con sus abogados y seguir la actualidad nacional, donde su figura no cesa de salir en las páginas y las portadas de los diarios y televisiones, y no precisamente para bien de su ahora dañado prestigio nacional.