El ‘Atelier’ de Barceló

Nada le ha gustado al ilustre pintor y escultor Miquel Barceló el conocer que su cuadro el L’Atelier aux Sculptures, que fue adquirido por el Museo Reina Sofía, se lo haya llevado Pedro Sánchez al Palacio de La Moncloa como un elemento decorativo de la sala del Consejo de Ministros, para disfrute en exclusiva y en privado del equipo de Gobierno.

No sabemos a quién se le habrá ocurrido semejante cursilería y disparate con la que se implica a Miquel Barceló en el Gobierno populista de coalición de Sánchez e Iglesias. A la vez que convierte una espléndida obra de arte en un simple elemento decorativo al que, para colmo y por su ubicación, le dan la espalda el presidente Sánchez y los vicepresidentes Calvo e Iglesias, lo que es una falta de respeto al autor, como a menudo se aprecia en Tv.

El ‘Atelier’ de Barceló debe regresar al Museo Reina Sofía como declara su autor para orgullo del Museo y disfrute de sus visitantes. Porque lo que ha ocurrido con este cuadro ha sido una estética ‘profanación’ y si nos apuran casi una ‘apropiación cultural indebida’.

Sobre todo visto el escaso bagaje cultural de los ministros, empezando por el de Cultura, José Manuel Rodríguez. El que además pretende acabar con los toros, que son una fuente constante de inspiración de Barceló. Entre sus últimas obras figura una titulada ‘Pase de pecho’, e impresionantes son sus pinturas sobre las plazas de toros.

Unos ministros que por supuesto no van a entender la referencia alegórica del ‘Atelier’ a los relieves y dibujos de las Cuevas de Altamira y que a buen seguro no saben quién es Barceló.

De manera que devuélvase y cuando antes el cuadro al Museo Reina Sofía y pónganse en su lugar una fotografía del Coto Doñana que tanto le gusta a Pedro Sánchez. No vaya a ser que Pablo Iglesias se adelante y se decida sustituir el ‘Atelier’ de Barceló por el Guernica de Picasso lo que, visto de lo que son capaces en La Moncloa, tampoco convendría descartar.