El lunes 267 muertes por Covid

Es una cifra aterradora la de las 267 personas fallecidas el pasado lunes día 26 de octubre, con un total de 18.418 contagios y todo ello en solo 24 horas. Y los políticos de este país en plenas discusiones y sin ponerse de acuerdo.

Empezando por el presidente Sánchez que pretende convertir el drama en el que estamos una ambiciosa oportunidad para auto regalarse ¡medio año! de superpoderes especiales, sin el control constitucional del Congreso de los Diputados, que es obligatorio según nuestra Carta Magna, para este tipo de situaciones.

Y además, sin asumir Sánchez la responsabilidad del mando nacional de la gestión sanitaria, porque eso les molesta a los Gobiernos de Cataluña y el País Vasco. Y a sus partidos en el poder ERC y PNV con los que Sánchez está negociando los flamantes nuevos PGE de 2021 que le ha diseñado en todo lo esencial su colega Pablo Iglesias.

O sea, que no hay mando nacional sanitario español porque nos lo prohíben ERC y PNV. Y buena prueba de ello está en que Sánchez no será quien defienda el jueves en el Congreso el nuevo estado de alarma que pretende, sino su ministro y varias veces fracasado Salvador Illa.

El que todavía está por reconocer el verdadero número de más de 60.000 muertos en España por la pandemia, y por ofrecernos la lista y nombres de los expertos que asesoran al Gobierno si es que existen.

Y todo ello con el caos de ‘toques de queda’ variados y de cierre para salir o bloqueo para entrar de las distintas autonomías, en vez de unificar el mismo criterio general para todo el territorio nacional.

El lunes pasado murieron en España 267 personas, víctimas de esta enorme segunda oleada de la pandemia a la que el Gobierno ha llegado tarde como en el arranque del estallido de virus en la pasada primavera.

Y lo que es peor: esta falta de unidad política cuyo punto de encuentro ha de partir de propuestas razonables y no disparatadas del Gobierno, y no del desprecio a la ley y a la opinión de los demás mientras Sánchez escurre el bulto de su más que directa responsabilidad.

Algunos analistas y expertos afirman que España va camino de un nuevo confinamiento general del país y cierre de la actividad económica. Lo que no sería de extrañar. De hecho en algunas autonomías ya se está hablando de confinamientos parciales. Lo que constituye la primera avanzadilla de lo que nos viene por detrás,