La resaca del ataque cainita de Casado a Abascal

Ahora resulta que en el PP empiezan a surgir ciertas dudas sobre el reciente ataque de Casado a Abascal. Porque, pasados los primeros momentos de euforia por el renacer, cuál Afrodita de entre las aguas, de su líder Pablo Casado por el centro político, ahora resulta que son muchos los que dicen que sobró el ataque personal y otros afirman que los votantes del PP no lo van a entender.

O sea, que Aznar, y Merkel, cantaron el ‘a por ellos oé’ y ahora, en la sede nacional del PP de Génova 13, que para Halloween deberían adornar como el Castillo del Conde Drácula, hay nervios porque llegan quejas de personas importantes que son de derechas de toda la vida. Y porque incluso algunos militantes dicen abiertamente que la embestida de Casado fue un gran error que le deja a Vox expedito el espacio de la derecha.

Y al que no le llega la camisa al cuello es a Juanma Moreno Bonilla -a Isabel Ayuso, ‘la tonta del bote’, le da igual porque está como un cencerro-, porque el presidente andaluz estaba a punto de pactar los Presupuestos del Sur con Vox Andalucía y ahora los colegas de Santiago Abascal se han retirado de la negociación.

Y lo que es peor, cuanto les llama el ‘soldado Bonilla’ estos le responden al Presidente andaluz: ‘habla tú con Abascal’. Y a Juanma Moreno se le ponen los rizos de punta porque teme la respuesta de Abascal: ‘si queréis algo de mi partido que me llame Casado, si se atreve, y que me lo pida de rodillas, en público y por favor’.

Pero aún más les está preocupando a los del PP es que en los medios de la derecha de toda la vida empiezan a pintar bastos contra Casado y copas en la defensa de Abascal.

Y son muchos los tertulianos y los analistas -los que le llamaba a Mariano Rajoy ‘maricomplegines’ y que apoyaron a Pablo frente a Soraya- que ya le están empezando a criticar al líder del PP al que tildan de ‘fratricida’. Sobre todo el club de los predicadores ‘cayetanos-federicos’ que está repartiendo estopa al cuarteto de ‘la bencina’ Pablo, Teodoro, Cuca y Maroto.

Mientras, imaginamos que Aznar anda escurriendo el bulto e irá diciendo por ahí algo así: yo le dije a Casado que votará ‘no’ a la moción, pero no que se liara a palos con Abascal. Mientras tanto el líder de Vox sigue interpretando el papel de pobre huerfanito al que su hermanastro rico le acaba de propinar, sin venir a cuento, un bofetón.

Y ¿qué hace Casado? Pues no duerme bien y está pegado al teléfono a ver si le llama Angela Merkel para felicitarlo. Pero la teutona no llama, la señora Merkel tiene cosas más importantes que hacer.