Toque de queda para los políticos

Ha sido el presidente Macron el que ha impuesto en Francia el ‘toque de queda’ para evitar movilidad nocturna aplicable especialmente en los lugares de ocio y encuentro, prohibiendo de paso los festejos privados de todo orden, especialmente de los jóvenes. A ver si con ello los franceses consiguen rebajar el nivel de los contagios del virus en el país vecino que hoy está por encima de los 200 por cada 100.000 habitantes.

En España estamos rondando la media de los 400 contagios por 100.000 habitantes, con picos asombrosos como los de Navarra que alcanza los 1.000 contagios, y por ello han cerrado la Comunidad Foral. Pero con una diferencia añadida muy importante como es el hecho de que Francia tiene 67 millones de habitantes, un tercio más que España motivo por el que el porcentaje de contagio español es todavía peor.

En París la hostelería (como en Barcelona) está que trina y en Madrid da la impresión que el Gobierno de Sánchez y el caótico Gobierno de Ayuso en la capital del Reino no saben por donde tirar. La madrileña que, hasta hace muy poco, se oponía al ‘estado de alarma’ madrileño que caduca este fin de semana ahora quiere ‘toque de queda’ pero para toda España, lo que no da la impresión que lo pueda conseguir.

Mientras en La Moncloa están desconcertados y asustados con los rebrotes de la pandemia en esta segunda oleada. Y ya están empezando a volver a hablar de un eventual estado de alarma nacional, porque están viendo que la situación empeora a toda velocidad y que si esto sigue así acabará con las fiestas de Navidad, aumentando con ello el cabreo ciudadano nacional.

Y de paso empeorando la cifras de la recuperación económica del cuarto trimestre de este año negro de 2020, lo que dañará las perspectivas de los PGE de 2021 y las cuentas públicas que, de seguir esto así, se acabarán convirtiendo en cuentos.

En realidad el ministro de Sanidad Salvador Illa está absolutamente perdido y su portavoz Fernando Simón se ha convertido en un muñeco parlante que no dice la verdad, porque no le conviene al Gobierno y que Simón tampoco sabe dónde está.

Quizás la solución pasa por imponer el toque de queda a la clase política, pero no de 9 de la noche a las 6 de la mañana como hace Francia. Sino, al contrario, de 6 de la mañana a 9 de la noche, porque puede que así nos vaya a todos un poco mejor.

Y si no pasen y vean el bonito espectáculo que los políticos van a dar hoy en el Congreso de los Diputados con motivo de la moción de censura de Vox a Sánchez, y entonces entenderán el porqué desgobierno general sanitario, en el Estado y las Autonomías, en el que está inmerso el pueblo español.