El Barça y el Madrid flaquean

Después de la lección magistral de Rafael Nadal en París, un paréntesis de orgullo nacional, el deporte de este país ahora más necesario que nunca para levantar los ánimos no consigue los resultados esperados.

Y menos aún en el deporte nacional por excelencia que es el fútbol, y que en próximos días va a vivir momentos de emoción renovada con el esperado regreso de la Champions League.

El campeonato estelar del fútbol español que en las dos semanas venideras va a poner a prueba a los dos grandes, Barcelona y Real Madrid. Los que además el próximo sábado día 24 se van a enfrentar en el ‘clásico’ de la Liga española, después de haber sufrido ambos equipos dos llamativas derrotas a manos de modestos equipos: el Madrid por el Cádiz y el Barça por ‘culpa’ del Getafe.

Es verdad que el apretado calendario con los partidos de las selecciones nacionales, que tiran de jugadores de los primeros equipos de España, ha interferido en la estructura y alineaciones de los dos grandes. Como cierto es que las crisis de Messi en Barcelona (y de Bartomeu en la presidencia) no se arreglan de la noche a la mañana, y que Griezmann sigue estando un poco descolocado en el ataque del Barça y no acaba de contar con la plena confianza de Koeman.

Mientras que Zidane se queja amargamente del poco entusiasmo de su equipo ante el Cádiz y que en el Madrid Florentino han vendido jugadores pero no han reforzado su ataque con un ‘tridente goleador’, del que solo tienen a un intermitente Benzemá.

Con estos blandos mimbres los blancos y los blaugranas se van a encontrar el sábado en la Liga de la pandemia y sin público, a ver qué pasa. Y sin un pronóstico previsible porque el Madrid (sí no está lesionado Ramos) tiene una buena defensa y el Barcelona, a pesar de los pesares, sigue teniendo a Messi en el ataque lo que sin duda puede ser decisivo y letal.

Veremos que ocurre en el clásico y en los partidos de la Champions pero si Real Madrid y Barcelona siguen escasos de fuerza y entusiasmo este año no llegarán muy lejos en la Copa de Europa. Y entonces habrá que esperar a la próxima temporada cuando Messi y Mbappé hayan recobrado su libertad.