Esperando a Bárcenas y Martínez en el diván de Rajoy

La sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso Gurtel, que confirma la corrupción del PP y de altos dirigentes de su partido, es una mala noticia para el PP y para Pablo Casado, a los que todavía les queda el calvario de Kitchen.

Y ya veremos si alguna cosa más en el caso de que Luís Bárcenas, el coprotagonista de Gurtel con Correa y Crespo, cumpla su amenaza y, ante la inmediata entrada de su esposa Rosalía Iglesias en prisión (condenada a 12 años y 11 meses de cárcel) el ex tesorero del PP decida implicar en todo ello al ex presidente a Mariano Rajoy si es cierto que tiene pruebas ocultas que ahora podría desvelar.

Las que al parecer buscaba el comando para policial de Kitchen en la casa de Bárcenas. Pruebas de las que algo podría también saber el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez. El que pronto va a declarar ante el juez García-Castellón por el caso Kitchen tras haber llamado ‘miserables’ a Rajoy, Fernández Díaz y Cospedal, tres notorios gobernantes y máximos dirigentes del PP.

Veremos que hay detrás de estas amenazas de Bárcenas y Martinez, los que dicho sea de paso son dos importantes delincuentes pasados por la política. Y si de verdad tienen pruebas claras y contundentes que impliquen a Rajoy (y a Fernandez Díaz y Cospedal) que imaginamos que ya estará inquieto en ‘diván’ y dispuesto a negarlo todo hasta donde lo pueda negar.

Y lamentable la reacción del PP ante la condena del Supremo diciendo que ‘acatan la sentencia’ y criticando a estas alturas los motivos de la moción de censura de Sánchez, como si eso pudiera paliar o traducir los delitos del PP, que como finalmente reconoció Casado son incontestables y condenables.

Con este lastre tan reciente en sus espaldas es muy difícil que Casado esté en condiciones de hacer oposición porque toda esta basura le será devuelta desde el Gobierno y la izquierda sin piedad.

Adivina, adivinanza ¿qué tiene Bárcenas de Rajoy y qué sabe Martínez? A lo mejor no son pruebas sino indicios difíciles de demostrar, pero si tienen algo al PP y al propio Rajoy lo que puedan aportar estos dos presuntos testigos de cargo les van a causar, respectivamente, un claro daño político y también procesal.