Las ministras Montero discuten sobre el Rey

Sabíamos que en el seno del Gobierno de coalición existen muchas y serias discrepancias entre los ministros del PSOE y los de Podemos. E Iglesias las puso en evidencia cuando declaró que había tenido una ‘fuerte discusión con Sánchez’, porque no se le informó de la salida del Rey enterito Juan Carlos I de España. E incluso añadió Iglesias que Sánchez le había pedido perdón.

Pero ahora hemos asistido a la discrepancia de ambos partidos sobre el Rey y la monarquía en plena rueda de prensa del Consejo de Ministros donde la portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dijo que el Gobierno de Sánchez apoya la monarquía constitucional con el presidente Sánchez a la cabeza.

Mientras la ministra de Igualdad Irene Montero insistía en que el gobierno debe ser sensible ‘al debate sobre la utilidad de la monarquía y la opción republicana’.

O sea tanto monta monta tanto Montero como Montero. Discutiendo sobre la monarquía en público y ante los medios y mientras tanto la casa, España, sin barrer y hecha unos zorros en la sanidad, la economía y el empleo.

Al Rey Felipe VI, que está cumpliendo de manera ejemplar con su función de Jefe del Estado, el Gobierno y la Oposición lo deberían dejar en paz y fuera del debate político y partidario.

Y esto debe ser así en el Gobierno y también en la oposición y los medios afines conservadores donde se organizan toda clase de festejos en apoyo del Rey, encuestas de personajes conservadores o vivas al Rey en cadena como el organizado por la marquesa Cayetana en defensa de su título.

Dice una copla andaluza: ‘una cordera, blanca como la nieve, que de tanto acariciarla se volvió fiera’. Dejen pues y sobre todo los monárquicos en paz al Rey Felipe VI porque los empalagosos elogios, viniendo de la derecha, no le hacen ningún favor.

Bastantes preocupaciones tiene el Rey de España con lo que hoy ocurre en España como para que unos pretendidos monárquicos utilicen su figura y su prestigio como emblemas de sus partidos y en su lucha contra el Gobierno.

En cuanto a la utilidad que aporta la monarquía a España y que cuestiona la ministra Irene Montero es algo que está fuera de duda en las instituciones (españolas y europeas) y entre personas en su sano juicio, razonables y de buena voluntad.

Lo que no está nada claro es lo que de verdad aporta a España la presencia de Podemos en Gobierno porque da la impresión que aporta confrontación, ninguna política concreta importante, apoyo a quienes pretenden romper la unidad de España y perspectiva de ruina económica y social.

De modo y manera que no es precisamente Irene Montero quien debe dar lecciones a nadie de utilidad planteando dudas sobre una institución que bajo el reinado de Felipe VI ha sido y es muy útil, eficaz y ejemplar.