El culebrón de Villarejo, ‘el barbas’, ‘la pequeñita’, la Cospe y la Espe

Como si este país no tuviera suficientes problemas de gran alcance, ahora resulta que Villarejo ese delincuente (hoy preso) que trabajó en ‘la cocina’ del beato y también presunto delincuente ex ministro Jorge Fernández Díaz, está comprometiendo con sus actuaciones y grabaciones (a todo quisque) en miserias, delitos y corrupciones, a destacados personajes de Gobiernos de Mariano Rajoy, el ex presidente incluido.

Y todo esto gracias a los documentos que van apareciendo (se filtran) en la instrucción judicial del caso Kitchen (la ‘policía política’ de Fernández Díaz) requisados por el juez de la Audiencia Nacional, García-Castejón.

Y todo ello para el disfrute y regocijo del Gobierno de Sánchez, los medios de comunicación que se lo están pasando bomba, desde lo de Corinna y el Rey emérito, hasta Fernández Díaz y su adjunto Francisco Martínez que ha dicho que lo contará todo al juez. Y todo ello basculando sobre la cabeza del PP de Pablo Casado y devaluando su acción en la Oposición.

Y mientras tanto en el culebrón de Villarejo siguen apareciendo nombres ilustres del PP, desde Guindos a Rato pasando por las aún entrañables enemigas Cospedal y Santamaría, la Cospe y ‘la pequeñita’, y Aguirre y ‘el barbas’ o ‘el asturiano’ que son los motes que Villarejo le pone a Rajoy.

Un auténtico enredo de intrigas, corrupciones y luchas de poder que el inolvidable Pepe Oneto habría querido convertir en una serie de Netflix con el título de ‘Comisarios’ y que alguien -que está en ello- acabará por escribir.

En unas semanas el juez García-Castejón comenzará los interrogatorios por los ya imputados Fernández Díaz y Martínez, el ex secretario de Estado de Seguridad que, acorralado por un sin fin de indicios y pruebas, amenaza con tirar de la manta y arrastrar con él a Fernández Díaz, Cospedal y Rajoy a los que llama ‘miserables’ por haberlo dejado a él en la estacada.

Y mientras tanto, y a la espera de los próximos capítulos y revelaciones del culebrón, el ex tesorero del PP Luis Bárcenas está saboreando su venganza desde la cárcel madrileña de Soto del Real, donde puede que acaben por entrar algunos de sus notorios ex compañeros del PP que lo dejaron caer cuando estalló la batalla de la doble contabilidad del PP entre él y Cospedal. La que contrató a Villarejo (‘baratito’) en su despacho de secretaria general del PP para espiar a sus compañeros, empezando por Javier Arenas al que le tenía una ojeriza ‘apasionada y especial’.

Un fantástico episodio de la contabilidad ‘B’ del PP que se remonta a los tiempos de José María Aznar y Álvaro Lapuerta, y en los que los jefazos del partido se llevaban sus sobresueldos en dinero negro, como al parecer se lo confirmó a Villarejo otro habitante de Soto Del Real: el asombroso Rodrigo Rato (ahora exculpado de la salida a Bolsa de Bankia) quien al parecer decía ‘yo me llevaba mi sobre, pero delante mía ya había cogido el suyo Rajoy’.

El ex presidente del Gobierno, que de momento no ha sido imputado ni ha sido llamado a declarar por el juez aunque no pocos observadores aseguran que si canta Martínez, ‘todo se andará’.