El Rey debe ir el viernes a Barcelona

El Rey Felipe VI no acudirá este viernes 25 a Barcelona para presidir en la Escuela Judicial la entrega de despachos a la nueva promoción de jueces, tal y como ha venido ocurriendo en los últimos años, según han confirmado fuentes del Gobierno, sin la menor explicación oficial.

Y parece que el motivo de esta suspensión de la presencia del monarca en la ciudad condal se habría pactado entre el Palacio de La Zarzuela y el Gobierno de Pedro Sánchez o impuesto por este último.

Porque, al parecer, en esa fecha se espera que se haga pública la sentencia del Tribunal Supremo donde se confirmará la inhabilitación de Quim Torra y su cese como presidente de la Generalitat.

Una coincidencia que podría provocar disturbios de los soberanistas en Barcelona (aunque la Escuela Judicial está en las afueras de la capital catalana), lo que no justifica la suspensión del viaje del Rey porque que se considerará como un paso atrás del Jefe del Estado ante las presiones del soberanismo catalán, lo que sería una mala cosa y pésimo precedente.

Y a no descartar que el inductor de este frenazo al viaje del Rey haya sido Pablo Iglesias que en este momento está negociando los PGE de 2021 con ERC.

En todo caso, y tras las presiones del Gobierno de Sánchez para que el Rey Felipe VI tomara distancias de su padre el Rey emérito cuando se conoció la existencia de presuntas cuentas opacas de don Juan Carlos en Suiza, está sería la segunda vez que el Gobierno de Sánchez se entromete en la vida y en las funciones del Rey Felipe VI, el Jefe del Estado.

Dirá Sánchez que esta decisión es para proteger al monarca de situaciones difíciles y conflictivas si, por ejemplo, Torra se presenta en el acto de la Escuela Judicial para lanzar un mitin contra la Justicia española y contra el Rey a Felipe VI.

Pero ni incluso el riesgo de ese incidente justifica la audiencia del Jefe del Estado en ese acto. De hecho ya visitó Barcelona en momentos mucho más tensos y próximos al golpe de Estado del 27-O de 2017, sobre el que don Felipe VI pronunció (el 3 de octubre) un importante e implacable discurso en defensa del Orden Constitucional.

Lo que es motivo más que suficiente como para que el Jefe del Estado no dé este viernes un paso atrás. Y como aún se está a tiempo de anunciar su presencia el viernes en Barcelona ello se debería de confirmar. Y máxime después del revuelo político y mediático que se acaba de levantar.