Que vuelvan Garrido y Rollán

Nadie entendió en el PP, ni en Madrid, que Pablo Casado echara a Angel Garrido, primero, y a Pedro Rollán, después, de la presidencia de la CAM para promocionar a esta incapaz e indocumentada Isabel Ayuso que se ha convertido en un desastre nacional. Y que pone en peligro la salud y la vida (a no olvidar los cientos de ancianos muertos en las residencias madrileñas de mayores) de miles de madrileños.

Lo que no parecen en darse cuenta en el PP es que Ayuso también está contagiando a Casado, dejando en evidencia su liderazgo nacional al tiempo que, a partir de ahora, le impide criticar la política sanitaria del Gobierno de Sánchez sin que le saquen los colores por el desastre sanitario de Madrid.

Las nuevas medidas preventivas que Ayuso anunció ayer llegan tarde y no servirán en una CAM donde las UCI de los hospitales están ocupadas al 90 % y los centros de salud empiezan a colapsar. Y los cierres y restricciones por zonas provocarán protestas de los recluidos que se ven discriminados frente a sus vecinos, lo que será muy difícil de controlar.

Al rescate de Madrid acude el presidente Sánchez en lo que constituye una intervención del Gobierno nacional en la política madrileña y a petición del propio Ejecutivo de la Puerta del Sol, con el que se reunirá el próximo lunes.

Pero la gran pregunta es la de ¿cómo salir de esta grave situación sanitaria y de desgobierno en la que también está en peligro la coalición entre PP y Cs, por las continuas desavenencias entre Ayuso y Aguado?

Pues no es fácil salir de este laberinto infernal porque ‘la gata’ Ayuso, que está desorientada, no se dejará poner el cascabel de su cese con facilidad. Y además es capaz de disolver la Asamblea y convocar nuevas elecciones si ve extraños movimientos a su alrededor.

Pero la solución a este problema podría pasar por los que ya han sido dos buenos presidentes y gestores de la CAM como Ángel Garrido y Pedro Rollán. El mismo Rollán que podría ahora volver a ser presidente en nombre del PP si no fuera porque, aunque fue elegido diputado de la Asamblea en esta legislatura, Ayuso y algún idiota de Génova 13 se empeñaron en que dejara el acta de diputado para convertirlo en Senador, a pesar de que eran cargos compatibles.

Pero Ayuso quería lejos a Rollán por lo que pudiera pasar que es lo que está pasando. Y a sabiendas de que para ser Presidente de la CAM hace falta ser diputado de la Asamblea de Madrid. Pero el que si es diputado (y también Consejero) es Garrido, aunque lo es en las filas de Cs donde recaló después que sufriera desprecio y maltrato de Casado, que se empeñó en encumbrar a Ayuso la que ahora por los suelos está.

Pues no estaría nada mal que Casado (si le queda algo de lucidez, antes de que estalle la CAM) y Arrimadas pactaran una nueva presidencia de Garrido en la CAM y la vicepresidencia de Rollán, por más que el primero ahora sea de Cs y el segundo del PP.

Pero de lo que se trata es de encontrar un Gobierno competente en la CAM y estos dos políticos, Garrido y Rollán, tienen trayectoria probada y ejemplar, excelentes relaciones entre ellos, y conocen como nadie la Comunidad de Madrid.

No parece que Casado tenga la audacia como para dar un vuelco en la presidencia de Madrid como el que aquí se expone, y aunque sea en su propio beneficio. ‘Rectificar es de sabios’ dice el refrán, pero en este caso  ademas sería un acierto y cuando antes mejor, porque el volcán sanitario que está encendido en Madrid lo está en su primera fase camino de estallar.