El CIS o 'el tubo de la risa'

El inefable director del CIS José Félix Tezanos ha vuelto a hacer otra de las suyas en el barómetro del CIS del mes de septiembre donde ha premiado el acercamiento de Inés Arrimadas a Pedro Sánchez con un 10 % de intención de voto (dos puntos más que en agosto) para que Cs no cese en su empeño de aprobar los PGE del Gobierno.

Tezanos le rebaja un puntito al PSOE y varios al PP para aumentar hasta los 13,4 puntos la ventaja de Sánchez sobre Casado y todo lo demás lo deja más o menos como estaba (lo que tampoco es cierto) según el entender de este personaje que se ha cargado la credibilidad del CIS.

Cuando Sánchez habla de renovar las instituciones del Estado empezando por el Poder Judicial, cuyo reparto quiere pactar con el PP, se olvida de la Fiscalía del Estado y del CIS entre otras cosas que habría que cambiar.

Pero estos asuntos no interesan a Sánchez porque forman parte de su estrategia política y propaganda. Incluso a riesgo de haber convertido el CIS en una especie de atracción de feria (‘el tubo de la risa’) en la que el propio Tezanos en colaboración, imaginamos que con la vicepresidenta Carnen Calvo, hacen mangas y capirotes en sus ratos libres.

Y creemos que Calvo le dirá a Tezanos: "súbeme un poco más a Cs porque nos interesa tener contenta a Arrimadas a ver si le gano el pulso a Iglesias que está empeñado en pactar los PGE con ERC y eso a Sánchez no le conviene".

Las encuestas del CIS desde la llegada de Tezanos plagadas de preguntas con truco y orientadas a favor del PSOE contrastan de manera radical en método y resultados con el resto de sondeos de las empresas privadas.

Pero sobre todo este no es un tiempo bueno para encuestas electorales porque, para empezar, no hay elecciones a la vista y nadie piensa en ello; y, para seguir, este país está subido en un infernal tobogán político en el que cualquier cosa puede pasar poniendo patas arriba, a izquierda o derecha, el mapa electoral.

O sea, otra encuesta más del sonriente (tiene cara de hormingón) Tezanos y un poco más de paciencia si es que les queda a los sufridos ciudadanos de este país.