Carmen Calvo y María Jesús Montero

La chismosa -le filtra todo a El País- vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, se pasa la vida como su amiga la falsa Gorgona y ministra de Hacienda Portavoz, María Jesús Montero, dando palos a Pablo Casado y al PP para que arrimen el hombro y le socorran a Sánchez los PGE de 2021.

Estas dos ministras andaluzas, que se peinan y visten fatal -sin llegar a los espantos de la de Exteriores, González Laya- y son aficionadas a la moda de lencería (como la que Calvo lució en el Vaticano), se las llevan los demonios porque se han quedado para ‘vestir santos’ en el entorno del Presidente donde manda Iván ‘El Terrible’.

Además, a Carmen Calvo no la puede ni ver Irene Montero que dice ser la líder feminista del Gobierno. Y su marido el vicepresidente Pablo Iglesias le tiene cogida a la cordobesa la medida y la distancia y le da capotazos de todas las marcas, al tiempo que le enmienda la política fiscal a la titular de Hacienda y Portavoz.

La otra Montero, María Jesús, que acaba de darse un buen batacazo en el Congreso de los Diputados donde la Oposición, ‘al completo’ y sin ningún complejo político o ideológico, derribó el Decreto para la confiscación de los 14.000 millones de ahorros de los ayuntamientos. Los que la de Hacienda quería confiscar para tapar los agujeros de las cuentas públicas que cada vez se parecen más a un queso de Gruyere.

La ministra M.J. Montero tiene una carácter endemoniado y cuando se sube al estrado de la sala de prensa del Consejo de Ministros se transforma en una nueva versión de ‘La niña del Exorcista’ y, con una verborrea agotadora y fuera de sí, pone a escurrir a Pablo Casado desde el estrado del Consejo de Ministros que representa a todos los españoles y no solo al Gobierno.

El pasado día 3, dos horas después que el presidente Sánchez recibiera a Casado en el Palacio de La Moncloa, la Portavoz Montero se lio a palos con el jefe de la Oposición. Y en ¡un minuto! calificó su rechazo a los PGE de ‘decepción, obstrucción, cerrazón, confrontación, falsedad, manipulación y frentismo’. Y concluyó su bronca diciendo: ‘Casado no piensa cumplir la Constitución’.

También a los Ayuntamientos, que provocaron la derrota de su Decreto, la Portavoz y titular de Hacienda les vino a decir que se preparen y que no le pidan nada más. O sea, o te pones a las órdenes de Sánchez o C. Calvo y M.J. Montero te corren a palos.

Y que se prepare la pobre Arrimadas, a la que Sánchez ya le ha dado un primer aviso diciéndole que ‘sigue instalada en la Plaza de Colón con PP y Vox’, si finalmente Cs se niega a votar los PGE que Calvo le presenta a la jerezana como una bonita manzana envenenada.

Porque como Arrimadas, consciente del verdadero rostro de Sánchez y la influencia de Iglesias, finalmente diga ‘no’ a los PGE de 2021 a la líder de Cs se le van a caer los palos del sombrajo, mientras Iglesias se monda de risa porque ello le abrirá las puertas a su amigo el Polifemo Junqueras y a ERC.

Y entonces Carmen y María Jesús, para quitarse las penas, se irán juntas a comprar más ropa de lencería que es su nueva pasión, para lucirse por el Congreso o cuando salgan por televisión