La Princesa Leonor en cuarentena

Los contagios en España no dejan de crecer y ayer se declaró cuarentena para la clase, del colegio Santa María de los Rosales, a la que asiste la Princesa Leonor. La que ahora debe quedar recluida 14 días y puede que aislada en el Palacio de La Zarzuela, porque una de sus compañeras dio positivo en un control médico.

Lo que demuestra que pudo haber sido un error el que, en aras de colaborar con la nueva normalidad escolar, la Princesa Leonor y su hermana la Infanta Sofía se hayan reincorporado e sus clases, con riesgo de contagiarse y a la vez de llevar el virus al Palacio de La Zarzuela.

La salud del Jefe del Estado, el Rey Felipe VI, es una cuestión de máxima importancia y con más motivo en estos tiempos tan convulsos en los que vivimos. Y también es importante la salud de sus hijas Leonor y Sofía que figuran en el primer y segundo lugar en el orden de la sucesión al Trono de España.

De ahí que todas las medidas preventivas y precauciones que se tomen para preservar la salud y la vida de la Familia Real española son importantes y los hechos, recién acaecidos en la clase de la Princesa Leonor, así nos lo demuestran.

Entendemos que no era fácil para el Rey Felipe VI y la Reina Letizia impedir que sus hijas Leonor y Sofía fueran a clase y no participaran en la vuelta al colegio, dando ellas ejemplo de normalidad al resto de familias españolas y especialmente a las que temen por la salud de sus hijos y de su entorno.

Máxime después que la descerebrada presidenta de Madrid, Isabel Ayuso, dijera que ‘probablemente todos los niños que van a los colegios se van a contagiar’.

Pero no parece que La Corona esté ahora en condiciones de aparentar ciertos privilegios sino más bien al contrario para dar ejemplo. Y por ello cuando la Princesa Leonor pase su cuarentena -y esperamos sin incidente alguno- la heredera de La Corona de España regresará a su colegio y a su clase en pos de la normalidad y la ejemplaridad.

Y deseamos que este incidente no se prolongue en el tiempo no vaya a ser que doña Leonor no pueda asistir el próximo día 16 de octubre a la entrega de los Premios Princesa de Asturias que debe presidir. Y que este año y por causa de la pandemia no se celebrarán en el Teatro Campoamor de Oviedo sino en el Hotel Reconquista de la ciudad y con un formato más reducido, como parece lógico y natural.