El Gobierno de Sánchez está ‘tieso’

El Gobierno de coalición de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias está ‘tieso’, como dicen en el Sur (‘mi marido es un tieso’, decía Susana Díaz). Es decir arruinado y sin dinero para afrontar los gastos corrientes del Estado por lo que no para de endeudarse. A finales de julio él déficit público alcanzó la cifra de 60.400 millones de euros, el 5,4 del PIB.

Y va a tener que pedir, inmediatamente, ‘el recate’ de los fondos MEDE de la UE y las ayudas a la Comisión para empresas y empleo, porque los famosos 140.0000 millones de los fondos de recuperación UE no llegarán hasta bien entrado 2021. Que es la misma fecha a la que ahora se retrasan las vacunas contra el COVID-19, lo que aumenta el riesgo económico y sanitario.

Y porque la recaudación, de este año de pandemia de 2020 y sin turismo, está bajo mínimos. Por ello el Ejecutivo ha querido apropiarse de la hucha de 14.000 millones de los Ayuntamientos con un artero Real Decreto que ayer tumbó el Congreso de los Diputados.

Es la quinta vez que algo así ocurre en la Transición española lo que, sin duda, se convierte en un baldón para Sánchez e Iglesias y en un serio aviso para lo que les espera de cara a la negociación de los PGE de 2021. Para los que el Gobierno anuncia recortes sociales y congelación de salarios de los funcionarios y las pensiones, las que por otra parte se pretenden retrasar hasta los 67 años, al tiempo que se prepara reducir la jubilación anticipada.

Y todo esto ocurre cuando en el Gobierno -donde no cesan las tensiones entre Sánchez e Iglesias-, se empieza a decir que subida de los impuestos será escalonada en los próximos años y que la reforma laboral quedará en muy poca cosa.

Mensajes que van lanzando las ministras de Economía y Hacienda, Nadia Calviño y María Jesús Montero, como si fueran ‘bombas de racimo’ sobre la sede de Unidas Podemos donde a diario se ve como se van desmontando sus programas electorales y de Gobierno.

Como en La Moncloa ayer han podido comprobar que la Oposición, por muchas diferencias ideológicas y políticas que existan entre ellos, es capaz de votar unida contra el Gobierno de coalición.

Así se demostró ayer en el Congreso con el rechazo del Real Decreto, para confiscar los ahorros de 14.000 millones de euros de los superávits de los ayuntamientos, que se niegan a aceptar dicho expolio a cambio de ridículas propuestas, una negativa que fue arropada por el conjunto de la Oposición.