Ayuso: ‘todos los niños se van a contagiar’

Como en el telar de Penélope todo lo que hace Pablo Casado, en favor de su liderazgo alternativo al presidente Pedro Sánchez, lo deshacen luego sus colaboradores más cercanos, sea Cayetana Alvarez de Toledo o la inefable Isabel Ayuso que es la reina del disparate nacional.

Y el mayor problema interno que tiene un PP que no sabe que hacer con ella ni cuando provocarán su cese, por las buenas o por las malas, forzando un adelanto electoral en Madrid y sin Ayuso en la cabecera del cartel del PP.

Ayer mismo y con la frivolidad y la incapacidad política que la caracteriza la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso, ha declarado que ‘es probable que todos los niños a lo largo del curso se contagien de una u otra manera’. Con estas palabras de la presidenta, los padres de familia de la CAM tienen motivos más que suficientes para no llevar sus hijos al colegio.

Y no solo por el contagio que Ayuso anuncia de los niños sino por el riesgo de que estos infecten a sus familias. De manera que, de creer a Ayuso que no sabemos con qué base científica ha hecho semejante declaración, el curso escolar en Madrid nace bajo una seria amenaza, lo que alguien desde el Gobierno de España debería confirmar o desmentir.

Para completar su jornada de ‘aciertos’ la CAM ha tenido que suspender las pruebas de PCR a las que había convocado a los profesores madrileños a la vista de las colas de miles de profesores en el solo centro abierto para llevar a cabo las pruebas y del riesgo que incluía esa masiva concentración. Ahora suspendida y aplazada, por falta de previsión y organización de los máximos responsables de la Sanidad de Madrid.

Lo grave de Ayuso -y no nos vamos a cansar de repetirlo- no es el daño que está haciendo a Casado y al PP sino el peligro que encierra su incapacidad para los madrileños, como ya se vio en la muerte de cientos de ancianos en las residencias de mayores de Madrid de donde no se les facilitó llegar a los hospitales al seguir en las residencias los protocolo de la CAM, lo que sin duda tendrá consecuencias penales.

Se queja Pablo Casado de que Pedro Sánchez critique la situación sanitaria de Madrid. Pero los hechos confirman que Sánchez se ha quedado corto. Y las palabras de Isabel Ayuso de ayer sobre el arranque del curso escolar así lo certifican al tiempo que crean una expansiva alarma social.

O sea, Ayuso a su casa y Almeida al Ayuntamiento que para eso cobra y tiene plena dedicación y no para dedicarse a labores de portavoz del PP.