Rajoy feliz y a la espera del Tour

rajoy

Por Pontevedra andará don Mariano Rajoy Brey haciendo marchas por el precioso entorno agreste de su tierra y disfrutando del agua helada de aquel mar, por donde esté verano no se ha visto navegar al Rey emérito don Juan Carlos del que se dice que continúa refugiado en Abu Dhabi por culpa de sus errores y las malas compañías en los negocios y en el amor.

Daría un ojo de María Pico o los dos de Carmen Martínez Castro por saber qué piensa Rajoy sobre el presente momento político español. Y sobre lo de Messi, y sobre el Tour de Francia que está a punto de comenzar. Y que, a buen seguro, don Mariano seguirá todos los días en su casa con una copa de Macallan y un buen habano de Cuba, qué es como hay que ver el Tour.

Rajoy ha sido un buen presidente del Gobierno con un trágico final. Y un mal gestor de un PP que se le fue de las manos, pero también, hay que decirlo, Mariano Rajoy es una excelente persona con la que un día tendremos que tomar un café (apúntatelo Carmen).

A Mariano Rajoy la inefable Cayetana Álvarez de Toledo trató de hacerle la vida imposible desde dentro del PP, pero el gallego sin pestañear la fulminó. Y cuando vio que Casado la colocaba como portavoz del PP en el Congreso seguro que Rajoy se apostó algo a que semejante envite de Pablo Casado acabaría muy mal, como luego se vio. Porque Cayetana era la niña de Aznar, o ‘la furia de mi niña’ en la bancada del PP.

Lo de Cayetana estaba cantado, como cantado esta que Casado, un invento de Aznar como el de Cayetana, no tendrá más remedio que fulminar a Isabel Ayuso en Madrid antes que arda por los cuatro costados la Puerta del Sol. O, en su defecto y como ya se está diciendo, obligando Casado a Ayuso a una crisis de gabinete para expulsar a MAR y demás aznaristas e imponer en Madrid un férreo corsé de consejeros controlados por el núcleo duro del PP nacional.

El que controla el ‘clan de los murcianos’ de Teodoro García Egea, y donde se dice que influye el inefable Martínez Pujalte, alias ‘Carpanta’ que también tuvo sus pecadillos económicos de los que se habrá confesado, porque este otro murciano religioso sí que es.

Como el ex ministro Fernández Díaz que hace unos pocos meses hizo la muy solemne revelación de que el Papa Benedicto XVI le anunció que ‘el diablo iba a atacar España’ (sic). El mismo Papa que fue a Valencia y con cuyo viaje se forró Juan Cotino (otro de la misma Congregación) que en la Gloria o en el Infierno esté, por haber hecho negocios sucios hasta con el viaje del Papa Benedicto XVI a Valencia. Eran insaciables.

Mariano si sabe cómo abordar una crisis económica porque ya lo hizo él desde 2011 a 2018. Pero está claro que Pedro Sánchez no le va a pedir consejo y ni siquiera su opinión. Y se equivoca el presidente del Gobierno. Como se equivocó Casado con la gran depuración de los ex ministros y altos cargos del tiempo de Rajoy y ahora no tiene a nadie para hablar de economía y de empresas en el Grupo parlamentario del PP.

Bueno tiene a Elvira Rodríguez que también es del clan de los murcianos, o de los marcianos (según se mire). Pero lo de esa señora es una broma si la comparamos con Cristobal Montoro, Fátima Bañez, Miguel Cañete o Ramón Aguirre.

En realidad Casado solo tiene a Ana Pastor que puede ser quien haga, en un momento dado, el papel de ‘cabeza de puente’ para el futuro desembarco en Madrid de Alberto Núñez Feijóo.

Pero no adelantemos acontecimientos porque aún estamos de vacaciones. Y así y mientras Aznar brama en catalán por el cese de su querida Cayetana, el que fuera su sucesor don Mariano Rajoy Brey, todo un señor registrador aunque se vista de vagabundo para hacer deporte, a buen seguro que está en Galicia feliz como una perdiz, sentado a la sombra y punto de encender un habano para ver el Tour.

Sobre el autor de esta publicación