Messi se puede ir al PSG

En el río revuelto del fútbol español, destrozado en la fase final de esta tan especial Champion League, la abultada derrota (2-8) del Barcelona frente al Bayern constituye un terremoto en el club catalán que preside un caótico Bartomeu. Y que puede acabar con la marcha de su estrella Leo Messi al PSG francés para conformar, con su amigo Neymar y Mbappé, un tridente de ensueño en el fútbol mundial.

Además sabido es que a los grandes jugadores de la Historia, desde Alfredo Di Stéfano hasta Cristiano Ronaldo, nunca les ha gustado acabar su vida deportiva en el Club donde habitaron y triunfaron. Y da la impresión que para Messi, que ya no es un niño, la etapa del Barça está acabada y que él no está cómodo con la muy conflictiva situación catalana donde la política separatista ha invadido las gradas del Nou Camp.

Y luego están las cuestiones económicas -que puede mejorarle el PSG- y la certeza de que el Barcelona si Messi se quiere marchar lo tendrá que dejar ir, por lo mucho que el Club le debe al jugador y porque retenerlo a la fuerza y en el banquillo no le serviría de nada y le costaría muy caro.

De manera que ojo con Messi y los cambios radicales que ahora se esperan en el Barça y no solo en el banquillo del entrenador sino en el conjunto de la plantilla con la marcha esperada de Piqué, Busquets, Ter Stegen (un desastre frente al Bayern) y Jordi Alba que son los últimos supervivientes del ‘Dream Team’ de los tiempos de Pep Guardiola.

Y quien habla de la marcha de Messi también podría hablar de Simeone en el Atlético de Madrid porque el argentino ha tocado techo otra vez y vamos a ver también qué pasa con el Real Madrid.

Porque el campeonato de liga que este año ha ganado Zidane tampoco es gran cosa y en el equipo blanco también están agotados Modric, Ramos, Marcello, Varane, Kroos y Bale. Y Benzema es un esforzado delantero pero no es el crack que necesita el primer equipo de fútbol del mundo.

Messi se puede marchar del Barcelona al PSG o a donde quiera y ello tiene su lógica y él, sin duda el mejor jugador del mundo, está en su derecho de irse cuando quiera y a donde le plazca. Aunque la bomba mediática sería, tras los pasos de Figo, su llegada al Real Madrid.

Una quimera tan aparentemente imposible como la del último rumor de la Juventus, donde se dice que Cristiano Ronaldo, que parece cansado de Italia, podría irse al Barcelona para jugar con Messi. Pero en esto del fútbol todo es posible y en las próximas semanas y de cara a la temporada que se aproxima cualquier cosa puede ocurrir.