Pésimo partido del Atlético

El Atlético de Madrid ha caído eliminado por el Leipzig en cuartos de final de la Champions League tras perder 2-1, de merecida manera, porque el equipo español jugó un pésimo partido, sin control alguno del balón. Sobre todo en un penoso primer tiempo dominado claramente por los alemanes los que sin duda merecieron la victoria.

La estrategia defensiva del Cholo Simeone fue el primer gran error de equipo español que notó la ausencia de Correa y se volvió a equivocar al colocar al correoso Diego Costa en la punta del ataque, pero sin creatividad ni control de las pocas jugadas atléticas que en la primera parte del encuentro llegaron al área alemana.

En la segunda parte, minuto 51 excelente jugada del Leipzig y cabezazo de Olmo a la red de Oblak. Lo que por fin anima a Simeone a sacar a Joao Felix por Herrera. Y gracias al portugués el Atlético desarrolla durante 20 minutos su mejor luego. Hasta que el propio Joao se adentra en el área germana, fuerza un penalti que él mismo ejecuta y empata el partido.

Y ahí se acabó todo hasta que en el minuto 88 otro nuevo contra ataque de Leipzig provoca un disparo de Adams desde el borde del área que toca mal Savic y se adentra en la portería de Oblak que no puede hacer nada.

Este Atlético no está para ganar la Champions ni aunque hubiera eliminado al Leipzig -con el que no pudo- porque el PSG de Neymar y Mbappe lo habría arrollado en semifinales. Y menos aún con la estrategia ya agotada y poco creativa de Simeone que se lo juega todo a uno o dos contra ataques y poco más.

Y que no confía en los jugadores creativos como Joao y Vitolo al tiempo que se equivocó poniendo a Llórente en la punta cuando lo suyo es arrancar más desde el medio campo.

El Atlético de Madrid no puede seguir resignado al sufrimiento constante del equipo y de su afición y necesita un auténtico vuelco o una revolución. Y ello y mal que les pese incluye el relevo de Cholo Simeone a pesar de su notable palmarés de triunfos cosechados en los últimos años.

Porque después de los muchos esfuerzos realizados para llegar a cuartos de final de la Champions -eliminando incluso al Liverpool, el vigente campeón- los atléticos no pueden llegar a Lisboa y, frente a un equipo de un segundo nivel, ofrecer tan penoso espectáculo como el que dieron en el día de ayer.