Los españoles apuestan por el Atlético

Dejemos de lado el virus de la política y la política de los contagios porque nos acercamos al ecuador de las vacaciones de agosto y los españoles ya estamos hartos de malas noticias,

Y quieren descansar, aparcar los problemas del otoño entrante y ocuparse de otras cosas más intrascendentes como son los cuartos de final de la Champions League que ayer empezaron sin público y de original manera (con eliminatorias a un solo partido) en Lisboa.

O sea que un poco de fútbol por favor, y vamos a ver qué pasó con el PSG francés frente al Atalanta italiano. Y sobre todo veamos que hace hoy en la capital portuguesa el Atlético de Madrid frente al Leipzig alemán.

En el segundo bloque de partidos de los cuartos de final de la Champions League, el viernes habrá un esperado y tenso choque de trenes entre el Barcelona y el Bayern De Münich y el sábado entre el Manchester City y el Olympique de Lyon.

Los analistas españoles más optimistas creen que el Atlético de João Felix (que juega en casa) pasará bien su eliminatoria y que se enfrentará en las semifinales al PSG de Mbappe, sí es que la estrella gala ya ha superado su lesión y ha derrotado al Atalanta.

Asimismo, estos analistas optimistas creen que el Barcelona de Messi va a derrotar al Bayer de Lewandowski. Y que el Manchester City de Sterling eliminará al Lyon con lo que otra semifinal sería entre el City de Guardiola y el Barça, su equipo del alma.

Naturalmente a los españoles nos gustaría una final (el día 23) entre los dos equipos españoles, el Barcelona y el Atlético de Madrid. Y si llegará el caso está claro que una mayoría de españoles apoyaría al equipo colchonero que bien se merece una Champions como lo reclama con razón su presidente, Enrique Cerezo.

Además caído el Real Madrid, a manos del City en octavos de final, toda la afición blanca apoyará al Atlético de Simeone que, probablemente, sea de entre los ocho equipos en liza el más modesto económicamente hablando.

Y si el Atlético llega a la final es muy posible que el Rey Felipe VI (que en su infancia era del Atlético) se traslade a Lisboa a la final y con mayor razón si el otro finalista es el Barcelona lo que garantizaría el triunfo español. O sea que un poco de fútbol y a ver si Barça y Atlético nos regalan a los españoles unos momentos de gloria y de ilusión.