El proverbio chino de Sánchez

Quién nos lo iba decir, ahora resulta que ‘el negro’ (con perdón) que escribe las homilías dominicales de Pedro Sánchez se nos ha puesto lírico y le ha colocado al presidente, para pedir la unidad de las fuerzas políticas entorno a su grandiosa, Presidencia, un proverbio chino que dice así: ‘Cuando soplan vientos fuertes algunas personas construyen muros y otras molinos’.

Muy bonito pero mejor recordemos otro proverbio, este de Confucio, en el que se afirma: ‘El verdadero caballero es el que solo predica lo que practica’.

Y decimos esto porque Sánchez se ha encastillado en los muros de su autocrática presidencia desde que alcanzó el poder. Pero ahora ha querido darle a Pablo Casado un curso de ‘patriotismo’ al pedirle que el PP apoye a la Comisión Europea en sus propuestas de ayudas a España e Italia y no a Holanda, que nos quiere mandar ‘los hombres de negro’ a vigilar nuestra economía.

Que es lo que, lamentablemente, han pedido en Bruselas los eurodiputados del PP Dolors Monserrat y Esteban González Pons, con otra metedura de pata de los equipos de Casado, al que le crecen los enanos por doquier.

Pero regresemos al ‘patriotismo’ que como recordábamos hace unos días ‘es el último refugio de los canallas’ según el sabio crítico y escritor inglés Samuel Johnson. Y lo que debería recordar Pablo Iglesias el que, como Sánchez, van de patriotas por la vida mientras preparan indultos para los golpistas catalanes que pretendieron romper España.

Para proverbio chino el que Deng Xiaoping le enseñó a Felipe González en Pekín: ‘gato blanco o gato negro, que más da; lo importante es que cace ratones’. A Felipe le encantó el proverbio y lo puso en práctica nada más llegar a España y, quién sabe, puede que de esa lección de pragmatismo extremo naciera el argumento para montar los GAL.

A Sánchez le ha encantado lo de hacer molinos de viento, aunque quien de verdad sabe de eso es el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

Pero no se olvide Sánchez de nuestro señor don Quijote de la Mancha que vio en los molinos de viento a unos terribles malandrines y gigantones contra los que arremetió lanza en ristre, sufriendo importantes magulladuras en el intento del que el bueno de Sancho intentó disuadirle sin éxito.

El mensaje de Sánchez está muy claro: el PP levanta muros como los de Donald Trump; y el Gobierno pone molinos ecológicos para producir energía limpia y darle una utilidad a los fuertes vientos.

A Sánchez se le ve muy relajado porque cree que la crisis sanitaria ya está bajo control y por eso ha anunciado que a partir del próximo lunes día 22 ya pueden llegar turistas, y los españoles pueden viajar a donde quieran porque el estado de alarma llega a su final y entramos en la ‘nueva normalidad’.

Para la que Confucio también tiene un proverbio que dice: ‘no importa si se avanza poco, lo importante es no parar’. Pues en esas estamos y en esas vamos a estar a partir del día 22 cuando recuperemos la plena libertad.