El optimismo de ‘la patrulla canina’

En la dirección del PP están encantados con la situación política y creen que el acercamiento de Cs a Sánchez les beneficia porque dejan al PP como ‘la única alternativa’ a Pedro Sánchez. Aunque si Cs recupera votos y escaños y Vox mantiene su posición, esa alternativa de Casado será insuficiente para una victoria electoral. 

Además, Pablo Casado está convencido de que el impacto económico y social de la crisis situará al Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias en pésima situación frente a la oleada de protestas y manifestaciones que se esperan a la vuelta del verano con un ascenso muy elevado del paro. 

En el PP, y más concretamente en FAES, se considera que Sánchez puede caer en el síndrome de Zapatero cuando la crisis financiera de 2008, tiempo en el que el Gobierno del PSOE recortó los salarios públicos, congeló las pensiones y aprobó la reforma constitucional urgente de la ‘estabilidad presupuestaria’. 

Este optimismo un tanto inocente del PP incluye el candor político y claros errores de estrategia de la muy joven e inexperta dirección del PP que lidera Pablo Casado. Y a la que algunos ex ministros y ex dirigentes del PP de Rajoy llama ‘la patrulla canina’, en referencia a las aventuras de la simpática serie de dibujos animados. 

Pero lejos del optimismo oficial del PP, lo cierto es que los populares acaban de perder la batalla jurídico-política del 8-M y tienen por delante un difícil reto en la crisis de los miles de ancianos muertos en las residencias de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM), donde tanto Isabel Ayuso como su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, pueden acabar imputados de cara a un posible proceso judicial por prevaricación y homicidio involuntario. 

Pero lejos de abordar desde ahora esta difícil situación la joven dirección del PP continúa confiando en su ‘baraka’ y en las contradicciones que habitan en el interior del Gobierno de Sánchez -‘el camarote de los hermanos Marx’, los llamó Felipe González días atrás- y con sus socios de ERC, PNV y Cs, lo que el PP considera un rompecabezas imposible de resolver. 

Pero mas cierto es que Sánchez sigue ganando por mayoría absoluta todas las votaciones en el Congreso de los Diputados, con sus pactos alternos y de geometría variable con Cs y ERC. 

Y espera lograr en el corto o medio plazo la aprobación de los Presupuestos Generales de 2021, lo que le daría al Gobierno de coalición dos años de estabilidad en la legislatura y tiempo para abordar, con las ayudas de la UE, la recuperación económica del país. 

Entre tanto se van a celebrar los comicios autonómicos de Galicia y del País Vasco el próximo 12 de octubre donde el PP espera una clara victoria de Rajoy, mientras las últimas encuestas del País Vasco anuncian que en esa Comunidad bajará el PP. 

Pero ‘la patrulla canina’ de Casado festejará Galicia y tapará todo lo demás y sin reconocer que la victoria gallega aumentará el tamaño de la sombra alargada y potente que Feijóo proyecta sobre el liderazgo nacional del PP.