Ayuso y Marlaska deben dimitir

No sería de extrañar que algunos políticos del PSOE y del PP estén ahora hablando, bajo cuerda, de un posible pacto de silencio según el cual el PP dejaría en paz al ministro Marlaska a cambio de que el PSOE haga lo mismo con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso.

Semejante infamia no podría prosperar porque ni los medios ni los tribunales, que están tras los pasos de Marlaska y Ayuso, se van a callar ni dejarán de actuar. Y en ambos casos hay mentiras flagrantes y presuntas responsabilidades penales.

Una Ayuso que, en las últimas horas, ha quedado en la peor evidencia al admitir su Consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que su gobierno envió ‘por error’ a las residencias de ancianos de Madrid un Protocolo -que el consejero califica de ‘borrador’- en el que se recomendaba no enviar a los hospitales a ancianos enfermos y contagiados por el coronavirus. Presunto ‘borrador' que, según declaró Ruiz Escudero, luego se retiró y se rectificó.

Este asunto de la mayor gravedad que pudo incidir en la muerte de decenas o de cientos de ancianos en Madrid, fue desmentido días atrás por la propia presidenta Ayuso diciendo ella que el documento en cuestión solamente era un ‘borrador’ y que ‘no se envió a las residencias’. Por lo que Ayuso mintió.

Y lo hizo después que el Consejero de Asuntos Sociales de la CAM, Alberto Reyero (de Cs), denunciara públicamente la existencia de dicho Protocolo y de su envío a las residencias de la tercera edad (que han confirmado que lo recibieron). Añadiendo Reyero que semejante Protocolo podría ser ‘ilegal’, lo que es cierto.

Sobre todo porque el Gobierno de Madrid no puede difundir una norma de carácter general para los ancianos enfermos y pedir su cumplimiento sin que cada caso, y de uno en uno, haya sido analizado y certificado -en lo que a su ‘no’ envío a los hospitales se refiere- por un médico.

Si todo esto es así, como se desprende de la confirmación del consejero de Sanidad madrileño Ruiz Escudero, dicho Consejero y la presidenta Ayuso estarían en muy difícil situación. Y ella obligada a dimitir y a expensas de lo que decidan los tribunales.

Es verdad que en esta crisis de muertes masivas las residencias de mayores de toda España tiene una grave responsabilidad política el vicepresidente de Asuntos Sociales, Pablo Iglesias, que debió actuar con urgencia y firmeza en socorro de los ancianos y no lo hizo.

El mismo Iglesias, tan proclive a nacionalizar bancos y las empresas, que teniendo él poderes para actuar no intervino para frenar la hecatombe de los ancianos. Un Iglesias que ayer, interpelado por todo esto en el Congreso por el PP, se lavo cínicamente las manos diciendo que las residencias de mayores son competencias de las CC.AA. Y aprovechó la ocasión para señalar el caso de Ayuso en Madrid leyendo el informe del Consejero Alberto Reyero sobre lo ocurrido en las residencias de ancianos de Madrid.

Marlaska y Ayuso han mentido y tienen presuntas responsabilidades de corte penal sobre las que los tribunales, que investigan sus respectivos casos, han de decidir. Y a no descartar que la oposición madrileña del PSOE y Más Madrid podrían en los próximos días o semanas presentar en la Comunidad de Madrid una moción de censura contra Isabel Ayuso por tan graves hechos.

Lo que pondría en difícil situación a Cs, porque este partido ya denunció la situación y pidió la dimisión de Marlaska motivo por el que no puede utilizar otra vara de medir en Madrid,