Laura Borràs, ¿otra ladrona de JxCAT?

Cuando todavía no se han apagado los rescoldos de las condenas del caso Palau, los escándalos ‘apandadores’ de la familia a Pujol, el reguero de las comisiones del 3 % de los tiempos de Artur Mas, y las malversaciones y la sedición del prófugo Carles Puigdemont, el líder de JxCAT, he aquí que el Tribunal Supremo acaba de pedir al Congreso de los Diputados el suplicatorio para investigar y en su caso procesar y juzgar a la diputada y portavoz de JxCAT, Laura Borràs.

La que, previamente, ha sido acusada en los tribunales catalanes de los delitos de prevaricación, malversación, fraude y falsedad de fondos públicos al otorgar, en un total de 18 contratos ‘menores’, 259.000 euros a su amigo Isaias Herrero -personaje investigado en esta trama y en otras de tráfico de drogas y falsificación de dinero- cuando Borràs presidía el Instituto de las Letras Catalanas dependiente de la Generalitat.

El auto del Tribunal Supremo, que incluye las investigaciones anteriores de la Justicia catalana, es demoledor para la diputada. A la que espera una dura senda procesal y una importante condena que tarde o temprano le llegará.

Naturalmente, el presidente Quim Torra ha dicho que se trata de una nueva ‘persecución política’ del Tribunal Supremo (que por cierto muy pronto va a sentencia la definitiva inhabilitación de Torra) y le ha dado su apoyo a esta desvergonzada diputada que no cesa de agredir a España y cuyos méritos políticos son prácticamente igual a cero.

Pero su carrera penal no hay quien la pare. Salvo que JxCAT le ofrezca a Sánchez el apoyo de su partido al Gobierno en futuras votaciones a cambio de bloquear el suplicatorio de Borràs, lo que tampoco hay que descartar visto el pacto con Bildu de la reforma laboral.

Sin embargo todo apunta a que Borràs va conseguir abrumadora mayoría en su contra y el Congreso concederá el suplicatorio al Tribunal Supremo. Si es que ella no dimite antes para, renunciando a su acta de diputada, acabar en manos de la Justicia catalana en primer lugar ganando algo de tiempo antes que el Supremo la condene y la envíe a prisión como parece que ocurrirá.