Junqueras tiene prisa y pide el indulto

junqueras4

La quinta prórroga del ‘estado de alarma’ que se votará el miércoles en el Congreso de los Diputados y que Pedro Sánchez quiere que sea de un mes de duración se le está complicando al Gobierno porque Cs no acepta los 30 días.

Y porque ERC la condiciona el voto favorable, o su abstención, a la pronta reanudación de la ‘mesa de diálogo’ catalana para que Sánchez no demore el indulto al delincuente preso Oriol Junqueras. El que está de los nervios y desconfía de la posibilidad de que Quim Torra, por orden del prófugo Carles Puigdemont, adelante las elecciones catalanas mientras él permanece entre las rejas de la prisión de Lledoners.

En las últimas horas el movimiento más sorprendente y sospechoso, en las negociaciones del Gobierno de Sánchez con los grupos parlamentarios para la votación del miércoles, ha sido el de JxCAT que ha dicho de inesperada manera que podría abstenerse si Sánchez hace un público reconocimiento de Torra.

Y ahí es donde está el gato encerrado porque Torra es solo el muñeco de Puigdemont y en la política catalana no hay mayor pelea que la que libran ‘a muerte política’ el prófugo y el preso, es decir Puigdemont y Junqueras.

Convencido el preso que si le dan el indulto ERC ganará las elecciones con su victimista cartel electoral y entonces Junqueras cumplirá su sueño del triple salto del caballo del ajedrez: del golpe del 27-O de 2017 (‘lo volveré a hacer’, dice sin pudor), a la cárcel con 15 años de condena e inhabilitación y de la cárcel a la Generalitat con todos los honores.

Ése es el plan de Junqueras pero necesita el indulto de Sánchez para ser candidato electoral y cree que solo tiene dos oportunidades para presionar a Sánchez: ahora, durante la votación de la quinta prórroga de la alarma para convocar la mesa de diálogo y unas semanas después cuando se sometan  a votación los Presupuestos de 2021.

Pero en ERC se han detectado extraños movimientos en la oscuridad como el sorprendente acercamiento de JxCAT a Sánchez. Y además saben que el Tribunal Supremo puede decidir en cuestión de días la inhabilitación plena y definitiva de Torra quien, para despedirse con estrambote, podría convocar elecciones en Cataluña, pillando en la cárcel a Junqueras y con Puigdemont de candidato a la Generalitat.

Hay nervios, pues, y motivos para la inquietud en ERC y por ello Iglesias le soba el lomo a Rufián, porque Sánchez necesita los votos de Cs o ERC, o algunas notorias abstenciones como la de JxCAT.

Sobre el autor de esta publicación