Casado debe meditar el cese de Ayuso

El acercamiento de Inés Arrimadas a Pedro Sánchez tras el apoyo de Cs a las cuarta prórroga del ‘estado de alarma’ ha abierto y detectado un nuevo mapa de posibles alianzas en torno al Gobierno de Pedro Sánchez. Lo que ha abierto fisuras en el Gobierno de coalición donde Iglesias se resiste al pacto con Cs como alternativa a las alianzas de investidura del PSOE con Podemos y ERC.

En estas nuevas circunstancias el PP que lidera Pablo Casado parece fuera de juego y aislado. Y, lo que es peor, dedicado a apagar los incendios que la presidenta madrileña Isabel Ayuso no cesa de provocar en la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM).

Problemas a los que se ha unido la negativa del Gobierno de Sánchez a permitir que la CAM pase a la ‘Fase 1’ de la desescalada sanitaria como lo había pretendido Ayuso a pesar de la posición contraria de su Consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y de su directora general de Salud Pública Yolanda Fuentes.

La que dimitió el pasado jueves por discrepar de Ayuso. La presidenta que esgrimió argumentos y presiones económicas para solicitar la ‘Fase 1’, lo que contravenía todas las normas sanitarias que desde luego no cumplía la CAM, como lo ha explicado ayer de manera precisa el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Y lo grave de la manifiesta incompetencia de Ayuso, de la que ha dado ya múltiples pruebas a lo largo de su mandato, es que su desastre de gestión no sólo no va a mejorar sino que toda con seguridad va a empeorar.

‘Lo peor está por venir y llegará’ aseguran fuentes próximas al Gobierno de la CAM que especulan con la aparición de posibles datos y pruebas de la manifiesta negligencia de la presidenta Ayuso en la crisis de las residencias de ancianos de Madrid. En las que han muerto miles de personas y de las que podrían derivarse responsabilidades penales de Ayuso y otros de sus colaboradores en el Gobierno madrileño.

Ante esta conflictiva situación, a la que se añade el riesgo para el PP de un pacto entre el PSOE y Cs (entre Gabilondo y Aguado) para pilotar la CAM, Casado debería meditar sobre si no ha llegado el momento de pedir a Ayuso que dimita como presidenta de Madrid.

Cargo que podría ocupar Enrique Ossorio, actual Consejero de Educación y antiguo ex Consejero de Hacienda de la CAM, además de diputado de la Asamblea de Madrid, condición necesaria para ser presidente de la CAM. A sabiendas Casado que en la lista de diputados de la Asamblea madrileña no hay mucho donde escoger, aunque sí habrá suficientes candidatos capaces de superar la gestión de Ayuso.

Si Casado no acaba pronto con Ayuso y además estalla el escándalo de la negligencia en las residencias de ancianos de Madrid, será Ayuso quien cause un enorme daño al liderazgo de Casado -que fue quien de manera inexplicable, colocó a Ayuso al frente de la CAM- en la presidencia del PP y la jefatura de la Oposición porque Ayuso ya se ha convertido en la munición del PSOE y UP contra Casado y el PP en el debate sanitario nacional.