Pasear a los perros pero no a los niños

Estamos gobernados por un equipo de incompetentes y aficionados que ya han llevado este país a un desastre sanitario y económico nacional. Y que, además de dañar la vida democrática y las libertades, está cometiendo no solo errores de bulto sino haciendo alarde de una asombrosa incapacidad política y de gestión, desde el inicio de la crisis hasta el día de hoy. Y por ello y mirando al Consejo de Ministros preguntamos con la mayor preocupación: ¿hay alguien ahí?

Nos dijo Sánchez, en su última homilía bolivariana de los sábados, que los expertos del Gobierno iban a decidir las condiciones que permitirán que, a partir del próximo lunes 27, los niños puedan abandonar el confinamiento y salir a la calle.

Pues bien los famosos expertos -que seguramente no existen porque nadie los conoce ni ha visto sus pretendidos informes- decidieron, y así lo ratificó el Consejo de Ministros, que a partir del próximo lunes pueden salir los niños menores de 14 años, acompañados de un familiar y solo para hacer recados rápidos, como ir al supermercado o a las farmacias, que son precisamente los lugares con más alto riesgo de contagio del virus.

El Gobierno precisaba que estaban prohibidos ‘los paseos’ y naturalmente en cuestión de minutos se armó la bronca frente a la chapucera propuesta del Gobierno que, inmediatamente, tuvo que rectificar para permitir ‘los paseos’.

Los famosos ‘expertos’ son los que el Presidente Sánchez utiliza como el  argumento técnico y científico que avala sus decisiones improvisadas y de corte ideológico y partidario. Y muchas veces erráticas y contradictorias lo que en materia sanitaria ya han tenido un altísimo coste para este país -en vidas y enfermos- y en el ámbito económico pérdidas millonarias de empleo y cierre de miles de empresas, además de ruinas personales y familiares.

El Gobierno no se equivoca, como dice Pablo Iglesias poniendo cara de cordero degollado, sino que es de una incapacidad asombrosa y peligrosa. Y lo que acaba de ocurrir con los paseos de los niños es una prueba del nivel político e intelectual que hay en el Consejo de Ministros de España, digan lo que digan los misteriosos expertos.

Y claro luego, cuando la Oposición, los medios ‘aún libres’ y las familias de todo el país estallan contra este último disparate del Gobierno y además ponen en peligro la aprobación del cuarto ‘Estado de Alarma’ entonces y a toda prisa llega la rectificación.

Pero vamos a ver, las personas pueden salir a pasear a los perros, como lo repetía Sánchez sin cesar, pero ahora que se empieza a levantar una parte del confinamiento esas mismas personas no pueden pasear a sus hijos. Salvo si es para ir a una farmacia o un comercio que son centros de muy alto riesgo de infección.

Luego nos dirán -como han hecho con las actuaciones de la Guardia Civil para evitar críticas al Gobierno- que ha sido ‘un lapsus’. Pero ¿de quién? El ministro de Sanidad Salvador Illa está abrasado y debería dimitir o cesar de fulminante manera porque el monto de errores que acumula es enorme y ello está teniendo graves consecuencias para el país.

Pero da igual y además todas las decisiones del Consejo de Ministros son colegiadas y por lo tanto a todos les corresponde la responsabilidad. Pero nada cambiará en el Gobierno y a la espera estamos del que será el próximo error de bulto del Consejo de Ministros que sin duda no tardará en llegar.